sábado, 5 de abril de 2008

IN MEMORIAM: CHARLTON HESTON


Nació el 4 de octubre de 1924 en Illinois (USA).
Cursó sus estudios secundarios en el instituto New Trier Township de Illinois y posteriormente estudió Lengua y Drama en la Universidad de Northwestern, donde intervino en sus primeras obras teatrales. Estudió Arte Dramático en la Universidad de Evanstone. Durante un tiempo ejerció como actor radiofónico y en 1941 hizo su debut cinematográfico con la película "Peer Grynt". Interrumpió esta labor para combatir en la Segunda Guerra Mundial en 1943, donde ejerció como operador de radio y alcanzó la graduación de Sargento. 18 meses después regresó a la vida civil y trabajó como modelo y como actor en teatros de provincias. En 1947 debutó en Broadway con la obra "Marco Antonio y Cleopatra" y dos años después intervino en la obra "Leaf and Bough".
Luego intervino en films menores como "Julio César" (1950) y colaboró en episodios de las series "Suspense" y "Studio One".

En 1952 obtuvo su primer papel destacado dando vida al empresario circense Brad Braden en la exitosa "El mayor espectáculo del mundo" de Cecil B. DeMille. Ese mismo año protagonizó junto a Jennifer Jones el melodrama "Pasión bajo la niebla" de King Vidor.



Tras intervenir en el western "El triunfo de Buffallo Bill" (1953), forjó su imagen como héroe viril y carismático del cine de aventuras en la inolvidable "Cuando ruge la marabunta" (1954) o en "El secreto de los incas" (1954), que lo convirtieron en un sex symbol.

Su espaldarazo definitivo llegó con su papel de Moisés en la excelente "Los diez mandamientos" (1955) de Cecil B. DeMille, que lo lanzó estrellato. En 1958 fue el policía mexicano Mike Vargas en el clásico del cine negro "Sed de mal", dirigida y protagonizada por Orson Welles (gracias al apoyo de Heston éste pudo terminar la película). Ese mismo año secundó a Gregory Peck y Jean Simmons en el western "Horizontes de grandeza". En 1959 consiguió otro gran éxito en la magnífica "Ben-Hur" de William Wyler. Por su papel de Judah Ben-Hur y logró su único Oscar como Mejor actor (en un film que además obtuvo otras 10 estatuillas entre las que figuraron la de Mejor película y Mejor director) en la que fue su primera y única nominación a los premios de la Academia. Estos films ayudaron a que la industria de cine de Hollywood de los años 50 mantuviese el tipo frente a la televisón, demostrando que la espectacularidad y grandeza del séptimo arte no podía ser superada.


En la década de los 60, y ya convertido en uno de los actores más populares y queridos por el público, se especializó en superproducciones épicas norteamericanas realizadas por los estudios de Samuel Bronston. 

Así, rodó en España "El Cid" (1961) de Anthony Mann y "55 días en Pekín" (1963) de Nicholas Ray. En 1965 actuó en el western "Mayor Dundee" de Sam Pekimpah, encarnó el papel secundario de Juan el Bautista en la producción bíblica "La historia más grande jamás contada" de George Stevens y fue Miguel Ángel el biopic del pintor renacentista titulado "El tormento y el éxtasis" de Carol Reed. 
Prolongando su carrera en el cine épico y de aventuras, intervino en títulos como la estupenda "El señor de la guerra" (1965) de Franklin J. Schaffner y "Kartum" (1966).



En 1968 logró otro de sus grandes éxitos en la piel de George Taylor, un astronauta atrapado en "El planeta de los simios" (1968). Después de intervenir en el western "Will Penny, el más salvaje entre mil" (1968) y en el drama "Los indomables" (1969), recibió la oferta de participar en "Regreso al planeta de los simios", un film inferior a la magnífica primera parte en la que sólo dio vida a George Taylor al principio y al final del film, ya que el auténtico protagonista fue el actor James Franciscus.

Tras el éxito de "El planeta de los simios", protagonizó otros dos interesantes films enmarcados dentro de la ciencia-ficción apocalíptica como fueron "El último hombre vivo" (1971) y "Cuando el destino nos alcance" (1973). A principios de los 70 también regresó al cine de histórico con "El asesinato de Julio César" (1970) y "Marco Antonio y Cleopatra" (1972), de esta última no sólo fue el protagonista, sino que también significó su debut como director y guionista. En 1972 intervino en el film de aventuras "La selva blanca" y en 1973 y 1974 fue el malvado Cardenal Richelueu en la desmitificadora versión del clásico literario de Alejandro Dumas "Los tres mosqueteros" y su secuela "Los cuatro mosqueteros", ambas dirigidas por Richard Lester. A finales de los 70 trabajó con frecuencia en taquilleras producciones de catástrofes como "Aeropuerto 75" (1974) o "Terremoto" (1974). Sus siguientes trabajos fueron el largometraje bélico "La batalla de Midway" (1976), el angustioso thriller "Pánico en el estadio" (1976) y la película de aventuras "El príncipe y el mendigo" (1976). A principios de los 80 rodó algunos films menores como la película de terror "El despertar" (1980) y su segundo film como director y protagonista titulado "Desafío en las profundidades" (1982).

Al igual que muchos actores veteranos, durante esta década empezó a trabajar con frecuencia en la televisión, primero con la miserie policiaca "Jefes" (1983) y luego siendo el magnate del petróleo Jason Colby en el culebrón de lujo de dos temporadas "Los Colby" (1985-1987), un trabajo que para muchos fue indigno en relación con su brillante carrera cinematográfica pasada. Al tratarse de un spin off de "Dinastía", Heston realizó apariciones especiales en tres episodios de esta serie emitidos en 1985.
A finales de los 80 y principios de los 90 actuó en numerosos telefilms y miniseries como "Un hombre para todas las estaciones del año" (estrenado en 1988 y del que también fue su director), "La isla del tesoro" (estrenada en 1990, donde dio vida al pirata Long John Silver y fue dirigido por su hijo Fraser C. Heston), "Crucifijos de sangre" (estrenado en 1991, en el que encarnó a Sherlock Holmes y donde su hijo volvió a ser su director), "Texas" (1995) o la coproducción europea "Camino de Santiago" (1999).


En los 90 también realizó cameos o apariciones especiales en films como "Wayne's Wolrd 2" (1993), "Tombstone" (1993) "En la boca del miedo" (1994) de John Carpenter, "Mentiras arriesgadas" (1994) de James Cameron, "Hamlet" (1996) de Kenneth Brannagh o "Un domingo cualquiera" (1999) de Oliver Stone. En 1996 intervino en la película de serie B de aventuras "Alaska" donde fue dirigido por Fraser C. Heston por última vez. Posteriormente ejerció como narrador en los films "Hércules" (1997) y "Armageddon" (1998) de Michael Bay. Fue actor actor invitado en las series "Friends" (donde se interpretó a sí mismo en un episodio), "SeaQuest" y "Más allá del límite". A principios del siglo XXI realizó sus últimos trabajos cinematográficos con papeles secundarios en películas poco destacables como "Enredos de sociedad" (2001) y "The Order" (2001). En 2001 realizó un cameo de homenaje caracterizado como el simio Zaius, padre del malvado Thade (Tim Roth), en el remake de "El planeta de los simios" dirigido por Tim Burton. En 2003 realizó su último trabajo cinematográfico con la coproducción "My Father, Rua Alguem 5555" y prestó su voz a Judah Ben-Hur en un telefilm de animación. 

Entre 1966 y 1971 fue presidente del Sindicato de Actores. Pese a sus ideas conservadoras, acompañó al reverendo Martin Luther King Jr. en la marcha por los derechos civiles en Washington en 1963. También demostró su simpatía hacia el presidente John F. Kennedy, se manifestó en contra de la Caza de Brujas y contra la Guerra de Vietnam. Entre 1998 y 2003 fue Presidente de la polémica Asociación Nacional del Rifle, que abogaba por el libre uso de las armas para defenderse. Por esta razón en 2002 apareció al final del documental "Bowling for Columbine" de Michael Moore, donde el polémico humorista y documentalista le hizo una entrevista algo tramposa que no sentó nada bien al actor. Entre sus premios honoríficos y humanitarios figuró un Oscar especial Jean Hersholt por su labor humanitaria en 1978, dos Globos de oro especiales en 1962 y 1967 (el segundo de ellos fue un premio Cebil B. DeMille por toda su carrera) y la Medalla de la Libertad otorgada en 2003 de manos del Presidente George Bush. Su trayectoria se completa con más de 60 obras teatrales y la publicación de 6 libros, entre los que figuró su autobiografía "In the Arena" (1995). En lo personal, desde 1944 hasta su fallecimiento, estuvo casado con la actriz y cámara cinematográfica Lydia Clarke (a la que conoció estudiando en Evanstone), fruto de esta unión nació Fraser Clarke. Porteriormente la pareja adoptó a Holly Anne Heston. Falleció el 5 de abril de 2008 en su casa de California (USA) a la edad de 84 años. Desde 2002 padecía una enfermedad degenerativa similar al Alzheimer y que lo obligó a retirarse. Con su muerte Hollywood pierde a uno de los mayores héroes cinematográficos de la pantalla, capaz de hacernos pasar momentos inolvidables e irrepetibles que ya forman parte de la memoria colectiva, desde la escena de "Los diez mandamientos" en la que Moisés abre el Mar Rojo; pasando por la carrera de cuádrigas de "Ben-Hur" o el impactante final de "El planeta de los simios".

No hay comentarios:

Publicar un comentario