lunes, 4 de diciembre de 2017

ENTREVISTA A COLIN ARTHUR "A RAY HARRYHAUSEN LE DEBO CASI TODO, LLEGUÉ A CONSIDERARLO COMO SI FUERA MI PROPIO PADRE"




El diseñador de efectos especiales y de maquillaje británico Colin Arthur fue otro de los invitados de la Primera Edición de Isla Calavera - Festival de Cine Fantástico de Canarias, celebrado en Multicines Tenerife. Entre los días 15 y 19 de noviembre participó en las charlas sobre "Wax" (2015) y "¡Zarpazos! Un viaje por el Spanish Horror" (2013) de Víctor Matellano, en una sesión de firmas, concedió varias entrevistas, y al igual que Jack Taylor, el sábado 18 recibió el Premio Isla Calavera de Honor en la Gala de Clausura. 

En todo momento demostró su calidad humana y su predisposición. Gracias a ello, el Festival pudo contar con una exposición dedicada a su ya extensa obra, en la que los asistentes pudieron disfrutar de cerca con una serie de impagables piezas que él mismo cedió, y que proceden de su colección personal de trabajos para películas internacionales o españolas. 


Máscara del Visir de "El viaje fantástico de Simbad" (1973), escultura de las manos de Ray Harryhausen, miniatura del Minotauro de "Simbad y el ojo del tigre" (1977) y oreja cortada de "Parada en el infierno" (2016). 

Cráneo usado para el personaje de Ash (Ian Holm) en "Alien, el octavo pasajero" (1979) de Ridley Scott y en "Drácula" (1979) de John Badham.

El Comepiedras de "La historia interminable" (1984) de Wolfgang Petersen.

El Bebé Comepiedras de "La historia interminable" (1984). 

Dentadura usada en la película "Sexy Beast" (2000) y galería de fotos de su trabajo en "El imperio del sol" (1987) de Steven Spielberg.

Colin Arthur en la galería de fotos de "La historia interminable" y firmando una imagen perteneciente a su trabajo como maquillador del personaje de Calibos (Neil McCarthy) en "Furia de titanes" (1981). 

¿Cómo llegaste a un proyecto tan importante como "2001: Una odisea del espacio" (1968)? de Stanley Kubrick?:



Yo en aquel entonces trabajaba en el Museo de Cera Madame Tussauds de Londres, y Stanley Kubrick se puso en contacto con los propietarios porque estaba buscando a gente que pudiese trabajar en "2001: Una odisea del espacio", y al final, como había visto mis trabajos allí, me seleccionó. Entre mis labores en  esta película, me encargué de diseñar las máscaras de simios que aparecen en el prólogo. Kubrick era un director muy exigente y no era fácil trabajar con él, pero tuve una buena relación y después repetí en "El resplandor" (1980). En esta última utilicé mi propia fórmula para recrear los 5000 litros de sangre llamada Colin's Claret, la cual ya se había utilizado en "El baile de los vampiros" (1967) de Roman Polanski.




¿Qué se aprende al trabajar con un maestro de los efectos especiales como Ray Harryhausen en películas como "El viaje fantástico de Simbad" (1973), "Simbad y el ojo del tigre" (1977) o "Furia de titanes" (1981)?:




A Ray Harryhausen le debo casi todo, aprendí muchísimo de él, y tuvimos una relación muy estrecha, casi como una simbiosis, de hecho llegué a considerarlo como si fuera muy propio padre. Su inventiva visual y su talento eran portentosos, le echo muchísimo de menos.   

¿Qué recuerdas de la experiencia de maquillar a Vincent Price en "El abominable Dr. Phibes" (1971)  de Robert Fuest o a Sean Connery en "Zardoz" (1974) de John Boorman:



Vincent Price era muy profesional, y nunca se quejaba de nada, siempre es un placer trabajar con actores como él o Jack Taylor. Respecto a Sean Connery, costó mucho que accediera a utilizar aquel vestuario tan de cómic, y recuerdo que se asustó al verse en el espejo cuando le apliqué el maquillaje de envejecimiento. 


En Gran Bretaña trabajaste con el director José Ramón Larraz en el film británico de terror "Las hijas de Drácula" (1974), ¿cómo viviste este primer acercamiento con un cineasta español?:




Yo era muy joven y tenía cierto respeto hacia el director. Era un hombre muy intenso, y en aquella época, él no hablaba ninguna palabra de inglés. Aún así, disfruté mucho haciendo los efectos de maquillaje. El planteamiento del film era muy arriesgado para la época, al girar en torno a dos vampiras con tendencias lésbicas. 

¿Cuál fue tu cometido en la película bélica "La cruz de hierro" (1977) de Sam Pekinpah?:



Yo tuve que diseñar las armas que llevaban James Coburn y los extras de la película, porque las originales eran muy pesadas y así los actores no cargaban tanto peso, ni se hacían daño al caerse. Por eso yo hice moldes con látex y espuma.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar en "Conan, el bárbaro" (1982) de John Millius?: 


John Milius fue un director muy respetuoso y tenía las ideas muy claras. La creación de los efectos especiales fue muy compleja y tuvimos algunos percances, recuerdo que rodando la escena con la serpiente mecánica, el ímpetu de Arnold Schwarzenegger hizo que la destruyese sin querer, y esto hizo que se quedase muy preocupado y hasta se disculpase.  Dino de Laurentiis, que era el productor de la película, luego me ofreció trabajar en "Dune" (1984) de David Lynch, pero no pude aceptar porque ya me encontraba trabajando en "La historia interminable". Pensé que esto me imposibilitaría volver a trabajar con él, pero tuve suerte, ya que luego me llamó para "El guerrero rojo" (1985) de Richard Fleischer.

¿Cómo diseñaste al dragón volador Fujur en "La historia interminable" (1984)?:



Lo hice a partir de una escultura de un perro que yo tenía, esa es la razón por la que el rostro de Fujur tenía ese aspecto canino.  

Fotografías y diseños de "La historia intermible": Réplica de El Auryn, pelo y escamas de Fujur y escultura del perro usado como modelo para su diseño.

¿Y con Steven Spielberg en "El imperio del sol" (1987)?:


Fue una gran experiencia trabajar con un director tan importante durante el rodaje en Cádiz, mi función en la película era realizar el maquillaje de las personas que sufrían de inanición, y traté de buscar la forma de que quedase lo más realista posible.

¿Cómo te sentiste al recibir el Goya a los Mejores efectos especiales por "La grieta" (1990) de Juan Piquer Simón?: 



Me sentí muy alagado con este reconocimiento. Lo más difícil fue diseñar a aquel monstruo con la boca enorme y sus grandes dientes. 

¿Cómo afrontaste los efectos especiales de "Wax" (2015)?:




Aunque en la película se utilizaron algunos efectos digitales, la mayor parte del trabajo fue artesanal. Lo más difícil fue recrear la cabeza de Jack Taylor para el muñeco de cera del Dr. Knox. Ese trabajo quedó muy bien gracias a la colaboración de mi esposa Sarah. Fue una labor de mucha paciencia, trabajando con Jack Taylor para hacer el molde con arcilla muy fría. Para recrear los sus ojos azules, tuve que esculpirlos.   

¿Te sientes cómodo trabajando con Víctor Matellano?:

Para mí es fundamental estar a gusto con el director, si no, no elijo el trabajo. Y en mi caso ya son varias las colaboraciones con Víctor, no sólo en esta película, sino también en el cortometraje "La cabaña de los ingleses" (2014) y en los films "Vampyres" (2015) y "Parada en el infierno" (2016). Además, me da plena libertad para experimentar.  











lunes, 27 de noviembre de 2017

ENTREVISTA A JACK TAYLOR "HACER DE MALO ES MUY DIVERTIDO"


El 16 de noviembre, segundo día de la Primera Edición de Isla Calavera - Festival de Cine Fantástico de Canarias, hizo acto de presencia el actor Jack Taylor. Estadounidense pero afincado en España desde hace décadas, este veterano intérprete de larga trayectoria acudió al evento para participar en dos charlas junto al director Víctor Matellano y el diseñador de efectos especiales y de maquillaje Colin Arthur, la primera (día 17) dedicada a la película "Wax" (2014), y la segunda (día 18) sobre el documental "Zarpazos! Un viaje por el Spanish Horror" (2013). 



Taylor también concedió entrevistas, participó en una sesión de firmas (en la que habló amablemente con los fans y se mostró encantado con la invitación) y el sábado 18 recibió el Premio Isla Calavera de Honor en la Gala de Clausura. 


Fernando de Iturrate, Víctor Matellano, Jack Taylor, Colin Arthur y Ramón Fernández Trujillo en la charla de "Zarpazos".

En tus inicios como actor coincidiste con Marilyn Monroe en "The Jack Benny Show", ¿cómo fue esta experiencia?:

Fue uno de mis primeros trabajos, recuerdo que Marilyn participó como invitada en uno de los programas en 1953. La vi entrar en el camerino y al principio casi no la reconocí, pero luego salió a escena y lucía despampanante, una maravilla. En los 50 también participé en otras series televisivas como "Sheena, reina de la selva" (1955).

A finales de los 50 te trasladaste a trabajar a México ¿cómo afrontaste el cambio que supuso para ti interpretar en otra lengua?:

Llegué a México sin saber nada de español, y por este motivo tuve que aprender el idioma escuchando discos de rancheras. Trabajé allí hasta principios de los años 60 y fue una experiencia muy grata. En este país hice una de mis películas favoritas, se llamaba "Los inocentes", fue una lástima que se quemara el negativo.

¿Tienes alguna anécdota de tu papel secundario en "Cleopatra" (1963) de Joseph L. Makiewicz?:

Mi papel era el del esclavo griego de Julio César (Rex Harrison). Recuerdo una escena muy complicada rodada en Cabo de Gata (Almería), en la que había muchos extras, ganado y una pira fúnebre, pero la tuvimos que repetir varias veces, porque Rex Harrison no conseguía recordar su texto de forma correcta. Entre toma y toma, todos nos helábamos de frío mientras Rex descansaba cómodamente en su caseta de campaña. 

¿Qué recuerdos tienes de tu participación en "El Conde Drácula" de Jesús Franco, donde coincidiste con actores como Christopher Lee, Klaus Kinski o Herbert Lom?: 



Con Klaus Kinski no trabajé, porque él rodó su parte en Italia. Con Chirstopher Lee, Herbert Lom, Maria Rohm y Soledad Miranda si coincidí. En general me llevé bien con todos los actores, aunque no se si Christopher estaba contento con nosotros o no. 

¿Qué nos puedes contar de tus otras colaboraciones con Jesús Franco?:

Jesús fue un gran amigo e hicimos muchas películas juntos, a mediados de los 70 dejé de trabajar con él, porque lo que hacía dejó de interesarme, pero mantuvimos siempre una gran amistad. La última vez que lo vi fue en el backstage después de que le dieran en Goya Honorífico en 2009.

¿Y sobre tus trabajos junto a Paul Naschy?:

Hice varias películas con él, entre ellas "Dr. Jekyll y el Hombre Lobo" (1972) y "La venganza de la momia" (1975). Paul se entregaba en cuerpo y alma al género fantástico y a su hombre lobo. Nunca vi a un actor tan entregado a su proyecto. 


¿Hacia qué otros intérpretes guardas un especial cariño?:


Soledad Miranda junto a Christopher Lee en "El Conde Drácula" (1970) de Jesús Franco. 

Seguramente hacia Soledad Miranda, que era maravillosa y por Patty Shepard, que traspasaba la pantalla. Fueron dos casos excepcionales. 


Patty Shepard.

¿Cuál fue tu interpretación favorita dentro del cine de Juan Piquer Simón?:

Yo me quedo con el personaje de Olsen en su versión de "Viaje al centro de la tierra" (1977). 


¿Cómo conseguiste tu papel en "Conan, el bárbaro" (1982) de John Milius?:



Hice el casting y me asignaron el papel de sacerdote homosexual al que Conan robaba la túnica. Luego me llevaron al set y apenas me dieron instrucciones para mi escena, así que lo que más recuerdo fue cuando a lo lejos, vi entrar a Arnold Schwarzenegger con aquel físico tan poco común en aquellos tiempos, y encima yo tenía que pararlo.

Entre tus otros papeles de reparto también encontramos otras producciones internacionales como "El regreso de los mosqueteros" (1989), "La novena puerta" (1999) de Roman Polanski o "Los fantasmas de Goya" (2006) de Milos Forman. ¿Cómo viviste estos rodajes?:

Mi intervención en "El regreso de los mosqueteros" fue muy corta. Sin embargo, mi participación en "La novena puerta" fue una de las mejores experiencias de mi vida, fue un placer ser dirigido por Polanski y conecté muy bien con Johnny Depp. En lo referente a "Los fantasmas de Goya" también fue muy especial para mí, no sólo por el hecho de trabajar junto a Milos Forman, sino porque yo ya había intervenido en una miniserie sobre el pintor estrenada en 1985, y donde yo daba vida al Duque de Wellington. También participé en "1492: la conquista del paraíso" (1992) de Ridley Scott, aunque mi papel fue eliminado del montaje final.

¿Qué te impulsó a aceptar papel del Dr. Knox en "Wax" (2014)?:




Víctor Matellano me lo ofreció y no dudé en aceptarlo. El papel era un bombón para cualquier actor. Disfruté mucho interpretándolo. Me encantaría volverlo a encarnar en otra película. 


¿Qué otros papeles de tu carrera te han dejado satisfecho?:

Me gustó mucho el papel que me dieron en la serie "La fuga" (2012) de Tele 5. Donde tenía un cambio de look e interpretaba a un viejo prisionero. 

¿Has disfrutado con el género fantástico?:


Aunque yo he trabajado en todos los géneros, me reconocen mucho por esas películas, y es algo que me hace muy feliz. Hacer de malo es muy divertido para un actor.

¿Alguna vez pensaste que serías recordado como icono del género fantástico?:

Ni en sueños. Estoy abrumado y sorprendido de que estas películas sean recordadas. Las hicimos con mucho cariño, pero nunca pensé que podría estar en eventos con el público, como sucede ahora mismo. 

¿Qué títulos de este género son los que más te han hecho disfrutar como espectador?:

De niño recuerdo haber visto todo el ciclo de los monstruos de Universal con Bela Lugosi y Boris Karloff, o las películas alemanas de los años 20 como "Nosferatu" (1922) de F.W. Muranu. Esas películas son maravillas, son obras maestras. Sinceramente no tengo una favorita, aunque fuera del género me encanta "Ciudadano Kane" (1941) de Orson Welles. 



De izquierda a derecha: Daniel Fumero (codirector del Festival), Colin Arthur, Víctor Matellano y Ramón Fernández Trujillo (codirector del Festival).

























lunes, 20 de noviembre de 2017

ENTREVISTA A PAOLA BONTEMPI, PROTAGONISTA DE LA PELÍCULA "EL ATAÚD DE CRISTAL" (2016)


El 15 de noviembre pudimos entrevistar a la actriz tinerfeña Paola Bontempi, la cual acudió como madrina para presentar el film "El ataúd de cristal" (2016) en la gala de apertura de la Primera Edición Festival de Cine Fantástico Isla Calavera (celebrado en Multicines Tenerife).  Dirigido y escrito por Haritz Zubillaga, el largometraje es un thriller que cuenta la historia de Amanda, una actriz de éxito que queda atrapada en la limusina que la trasladaba a una gala para recoger un premio.

  
¿Crees que la premisa de "El ataúd de cristal" guarda puntos en común con "Enterrado" (2010) de Rodrigo Cortés?:

Tiene puntos en común con esta película, al ser yo la única protagonista y tener una sola localización, pero según avanza el film, todo se convierte en un juego de espejos. Tiene muchos entresijos y todo está hecho con bastante sutileza.

¿Cómo fue rodar en un set tan claustrofóbico?:

Haritz, como realizador, juega mucho con los cambios de luces, para así modificar la atmósfera. En las entrevistas, él siempre afirma que le sale más natural rodar con esa sencillez y sin muchas localizaciones. 

¿Qué fue lo más complicado del rodaje?:

A nivel físico fue un reto, llegué a sufrir caídas en las que no me tenía que haber hecho daño, pero quedaron muy realistas en pantalla. También hubo un incidente en la escena en la que tenía que romper la ventana con una botella, y aunque me habían dicho que no se rompería aunque la golpeara fuerte, le di con tanta fuerza que la hice añicos. Y en lo relativo a la escena del agua, se rodó en una piscina, con el director de fotografía y su ayudante con neopreno mientras yo llevaba sólo mi vestuario y me enfrié bastante. 

¿Pudiste improvisar algún aspecto de tu personaje a la hora de componerlo?:

Eso lo pude hacer con el director en el trabajo previo al rodaje. Porque en un film con el presupuesto tan limitado como este, todo va muy rápido. Haritz también es el editor de la película y tenía las ideas muy claras.  

¿Qué nos puedes contar del proceso de maquillaje de la película?:

Fue un proceso muy costoso, el primer día me maquillaron en seis horas, pero ya el segundo día cogieron agilidad y lo hicieron en cuatro horas y media. Al mismo tiempo, los maquilladores tardaban otras tres en quitármelo todo.

Ya que eres la única actriz acreditada de la película, ¿podrías decirnos quien es el actor que interpreta al chófer de la limusina?:

Se llama Ramón Moro, y es curioso que aunque es actor, cuando no tiene trabajo, ejerce como chófer en la vida real. Es muy alto, y casi no cabía en la limusina. 

Tras tu paso por el Festival de Sitges en 2016, la película ha sido proyectada en numerosos festivales, ¿cómo ha sido la respuesta del público?:

Yo antes era un poco ajena al público del género fantástico. Al vivirlo en tus carnes, sientes la verdadera pasión que experimentan por el género, y eso no te lo encuentras en otros festivales. El público disfruta mucho.

¿Cuándo será posible ver la película en cartelera?:

Esperamos que eso suceda para el próximo año. Hoy en día es complicado llegar a salas. Por suerte, se ha vendido a países como Estados Unidos, Canadá, Japón o Corea. 

¿Participarías en otros proyectos de este género?:

No me importaría repetir en este género. Al mismo tiempo, tendría la ventaja de que ya sabría lo que me esperaría, y eso haría que ya no me pillase por sorpresa.  
  
¿Cómo fue tu experiencia al trabajar con directores canarios en films como "La punta del iceberg" (2016) de David Cánovas o "La niebla y la doncella" (2017) de Andrés Koppel?:

Aunque ahora resido en Madrid, para mi es un orgullo regresar a Canarias para rodar con directores de las islas, y si es en proyectos tan interesantes como estos, mejor. Estaría encantada de volver y seguir apoyando los rodajes que se están llevando a cabo en mi tierra.

En el cortometraje "Buenas noches" (2009) de Vasni Ramos, realizaste una intervención como presentadora, faceta que llevaste a cabo en la Televisión Canaria durante varios años. ¿Cómo es para una actriz dar el salto a este otro trabajo?:

Esta experiencia fue muy divertida, disfruté mucho haciéndolo, y al mismo tiempo me ayudó a ganar tablas desarrollando una actividad diferente, ya que yo me inicié como actriz. Lo recuerdo con mucho cariño, y no cierro las puertas a volver a presentar en un futuro.

¿Cuáles son tus intérpretes de referencia?:

Seguramente Meryl Streep, porque además de ser grandiosa, tiene un registro amplio y no consigue encasillarse. Aunque hay muchas más que me gustan, como Juliette Binoche, Nicole Kidman o Amy Adams. 







sábado, 11 de noviembre de 2017

IN MEMORIAM: CHIQUITO DE LA CALZADA

Gregorio Sánchez Fernández nació el 28 de mayo de 1932 en Málaga, Andalucía (España).

Procedente de una familia humilde, desde niño se interesó por el mundo del espectáculo y comenzó a actuar en la compañía infantil de flamenco Capullitos Malagueños, donde adquirió el sobrenombre de Chiquito de la Calzada (en homenaje a la calle donde nació). Posteriormente se trasladó a Madrid y empezó a actuar como cantaor y palmero en el Circo Price y en teatros como el Calderón o La Latina.  



Coincidió con artistas como Camarón (en la foto) y también trabajó dos años en Japón en los que formó parte de una compañía de flamenco a la que también perteneció el cantaor José Mercé. En 1986 apareció como palmero de un grupo flamenco en una escena de la serie "Vacaciones en el mar" rodada en Barcelona. 




En 1989, tras finalizar una de sus actuaciones, coincidió con la actriz Carrie Fisher y su marido el músico Paul Simon (en la foto).

Aunque ya tenía experiencia televisiva apareciendo realizando interpretaciones de tangos flamencos en en programas televisivos de TVE o Canal Sur, a los 62 años fue descubierto de forma tardía por el productor televisivo Tomás Summers, que lo vio en una actuación flamenca en la que contaba chistes en los intervalos. En el verano de 1994 apareció por primera vez en el programa de chistes "Genio y figura", presentado por el mago Pepe Carrol. Sus particulares camisas, su peculiar forma de levantarse del sillón y caminar y de contar chistes bastante malos, pero adornados por su particular e hilarante lenguaje con palabras y expresiones (como "Jarl", "Cuetior", "Cobarde", "Pecador de la pradera", "Fistro diodenarl", "¿Te da cuen?", La metetérica", "Al ataqueeer", "No puedooor", "Amatoma", "Cande Mor", "Gromenauer", "Trabajas menos que un espía sordo o el sastre de Tarzán", "No te va a salvar ni Perry Manso", "Siete caballos que viene de Bonanza", "Un lago negro, un lago blanco", "Estaba la cosa muy mala", "No te llamo Trigo por no llamarte Rodrigo", "Una mala tarde la tiene cualquiera" o "Hasta luego Lucas") pronto crearon escuela y su forma de imitarlo al hablar comenzó a ser común entre los españoles hasta llegar a ser un fenómeno sociológico. En este espacio coincidió con una joven Paz Padilla y con otros humoristas como Felipe Segundo, Juan Trujillo, Manolo Mármol, Pilar Sánchez, Juan Bosco, El Fali, Juan José Burgos o Juanma Maturana. "Genio y figura" alcanzó un éxito de audiencia extraordinario a lo largo del resto de 1994 y parte de 1995 (logrando superar a la emisión de partidos de fútbol), aunque sufrió cierta sobreexplotación de su imagen. Ese mismo año se editó un VHS  de "Lo mejor de Genio y figura", que fue un gran éxito de ventas que generó más de 500 millones de pesetas. Al ser el personaje más popular del año, dio las campanada de Fin de año para la cadena.





En 1995 el programa cambió de título (Ingenio y locura") y de presentador (Bertín Osborne), mientras que en su última etapa recibió el nombre de "Un millón de gracias" y contó con la presentación de Las Virtudes. 





Pronto surgió todo tipo de merchandising y campañas publicitarias con su imagen (desde portada del disco Bolero Mix 11, que además incluyó sus frases más famosas en los remixes; productos alimenticios como los Fistros y sus Chiquitazos; o el spot de Sopas Knorr)

Debido a su enorme popularidad, comenzó a realizar galas por toda España, donde llegó a cobrar hasta 10 millones de pesetas. También colaboró en programas de radio como "La mañana" de la COPE, "Hoy por hoy" en la SER, "Protagonistas" de Radio 1, "Gomaespuma" de M-80 o "El Terrat" en Radio Barcelona. Su vinculación con Antena 3 prosiguió con especiales de como "Recuerdos en el mar" (1994), donde acompañó a Isabel Pantoja; "De los buenos, el mejor" (1996); o "Que no decaiga la fiesta" (1996).



En 1996 dio el salto al cine protagonizando junto a Bigote Arrocet la comedia en clave de western "Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera" de Álvaro Sáenz de Heredia. Su gran éxito comercial propició una secuela con la comedia de terror "Brácula. Condemor 2" (1997), de nuevo dirigida por Álvaro Sáenz de Heredia y donde volvió a formar pareja con Bigote Arrocet. 




Esta película también funcionó bien a nivel comercial, algo que sin embargo no ocurrió en su tercera colaboración con Sáenz de Heredia en la comedia con elementos melodramáticos "Papá piquillo" (1998). 




En 1996 denunció al programa "Esta noche cruzamos el Mississippi" por apropiarse de su estilo de humor cuando los guionistas del espacio crearon el mundo de Chiquitistán y a personajes como Lucas Grijander y Crispín Clander (Florentino Fernández) o Chiquitita (Maribel Ripoll). 

A lo largo de los 90 y a principios del siglo XXI siguió compaginando sus galas con nuevas actuaciones televisivas en programas como "Risas y estrellas" (1997) o "Noche de fiestas" (2001-2003) en TVE. También fue invitado "El gran juego de la oca", "Gran Prix", "Inocente, inocente", "¿Qué apostamos?", "La noche abierta", "Crónicas marcianas", "Furor", "Omaíta en la primera", "Cruz y raya.com", "El rey de la comedia" o "Buenafuente". En 2000 fue presentado del programa "El burladero" de TVE, junto a Paz Padilla, Jose Yuste, Los Morancos y Ramón Araguena. En 2004 fue homenajeado en la gala "Chiquito, qué grande eres".  


Al mismo tiempo, hizo nuevos trabajos como actor. En 1998 secundó a Carlos Larrañaga en tres episodios de la telecomedia "Señor alcalde" de Tele 5. En 2000 y 2004 fue actor invitado en "Ala... Dina" y "Mis adorables vecinos", series protagonizadas por su amiga Paz Padilla. Entre sus papeles secundarios encontramos los films "El oro de Moscú" (2003) de Jesús Bonilla, "Franky Banderas" (2004) de Jose Luis García Sánchez y "La venganza de Ira Vamp" (2010) de Álvaro Sáenz de Heredia. 


En 2009 realizó un cameo en la "Spanish Movie" de Javier Ruiz Caldera, donde coincidió con Leslie Nielsen. En 2014 hizo otra aparición especial en "Torrente 5: Operación Eurovegas". En 2016 fue entrevistado por Bertín Osborne en el programa "En tu casa o en la mía" y en 2017 apareció en el espacio "Las Campos", que figuraron entre sus últimas apariciones televisivas. 





Desde 1950 y hasta el fallecimiento de ella en 2012, estuvo casado con Josefa García Gómez "Pepita". En octubre de 2017 sufrió una caída y fue hospitalizado. El 31 de octubre sufrió un dolor cardíaco y pocos días después quedó en coma inducido. Falleció el 11 de noviembre de 2017 en Málaga (España), a la edad de 85 años. Con su muerte, el mundo del humor pierde a un singular y único referente, que deja sus muletillas para siempre en el imaginario colectivo español. 


HASTA LUEGO LUCAS