viernes, 4 de septiembre de 2015

TOM JONES: "LICENCIA PARA BRILLAR"




El 28 de agosto se celebró el concierto de Tom Jones en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife. Las entradas, de aforo limitado, oscilaron entre los 200 (Golden Vip, que incluyó un sorteo de un Meet and Greet para conocer al artista en persona) y 40 euros (grada), el evento convocó a unas 6000 personas, mezclándose el publico nacional con una importante presencia de devotos espectadores británicos, dispuestos a  disfrutar, corear y bailar los éxitos de su ídolo.

El cantante británico demostró estar en plena forma a nivel vocal, al tiempo que derrochó carisma, simpatía y energía en el escenario, jaleando al público, comentando diversas anécdotas, y afirmando que a sus 74 años se sentía como si tuviese 25.  Acompañado de su estupenda banda, y de un sonido espectacular, la puesta en escena fue austera, pero contó con un vídeoworld que ofrecía imágenes y vídeoclips acordes con los temas interpretados.

A las 22:30 en punto, sonó el primer tema de la noche, una potente versión de "Burning Hell" de John Lee Hooker, que vino seguido del clásico "Mama Told Me Not to Come". Después de la balada "Din't Rain", y de los temas country "Tomorrow Night", "Why Don't You Love Me" y "Raise a Ruckus Tonight", llegó el momento de interpretar algunos de sus grandes éxitos, que incluyeron una versión soul de "Sex Bomb", la romántica "I'll Never Fall in Love Again" o "Delilah", ésta última con arreglos flamencos a ritmo de  guitarra española y palmas. Este primer bloque también incluyó "Shake a Hand" o "Elvis Presley Blues", un emotivo homenaje al rey del rock. 


Las siguientes canciones de la velada fueron sus versiones de "Soul of a Man" de Blind Willie Johnson y la estupenda "Tower of Song" de Leonard Cohen, ambas incluidas en su último trabajo discográfico "Spirit in the Room" (2012).

Tampoco faltaron otros temas ya clásicos de su repertorio como la hermosa "Green Green Grass of Home", la emblemática "It's not Unusual" con un acordeón de tintes parisinos, su versión del popular "You Can Leave Your Hat On", o la más reciente y bailable "If I Only Knew".

Tras abandonar el escenario, El Tigre de Gales regresó para rugir por última vez interpretando tres temas: Por un momento nos sentimos al servicio secreto de su majestad gracias a "Thunderball", de la película de James Bond "Operación Trueno" (1965), y tras los ritmos sensuales del "Kiss" de Prince, hubo un acertado homenaje a los clásicos del rock con "Shake Rattle and Roll" y "Strange Things".

Sin lugar a dudas, fue un concierto inolvidable de casi dos horas de duración, donde el artista demostró su versatilidad tocando diversos géneros y eligiendo canciones nada acomodaticias, que supo combinar con sus Greatest Hits (sólo se echaron de menos "Help Yourself" o "She's the Lady"). 

Hay que señalar que a pesar de lo expresado en algunos medios de comunicación respecto a que este era su último concierto, nada más ajeno la realidad, ya que observando su página web oficial podemos ver las fechas de sus próximas citas en los meses de octubre y noviembre de 2015, que incluyen el Prudential Blues Fest en The 02 Arena de Londres, donde compartirá escenario con Van Morrison. 


QUEFUEDE Y DEVORADORES 2 EN FACEBOOK Y TWITTER, HAZTE AMIGO Y SEGUIDOR:
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario