lunes, 11 de febrero de 2008

LAS REINAS DEL GRITO DEL CINE DE TERROR ESPAÑOL

Para este tercer y último artículo dedicado a las Reinas del grito, nos hemos centrado en algunas actrices del cine de terror español de las décadas de los 60, 70 y 80 (algunos de estos films fueron coproducidos junto a países como Francia, Alemania o Italia) y que actualmente se han retirado de la interpretación o han seguido trabajando de forma discreta y sin tener una presencia habitual en los medios de comunicación. Con la excepción de Soledad Miranda y Lina Romay, el resto de actrices incluidas son extranjeras, aunque todas ellas se afincaron en España para participar en estos largometrajes de bajo presupuesto en los que se trataba de potenciar el carácter internacional de los mismos a través de actrices con físicos que se alejasen del estereotipo español.

SOLEDAD MIRANDA:
Nació el 9 de julio de 1943 en Sevilla.
Dotada de una belleza y un encanto especial, esta sobrina de la folklórica y actriz Paquita Rico debutó como figurante en la película "La reina del Tabarín" (1960). En 1961 intervino en el drama "Canción de cuna" y a principios de los 60 fue una presencia habitual en coproducciones europeas como "Ursus" (1961) y "El valle de las espadas" (1962).
También participó como secundaria en comedias como "Las hijas de Helena" (1963) de Mariano Ozores y "Eva 63" (1963) de Pedro Lazaga. Su primera película de terror fue "El sonido prehistórico" (1964) y posteriormente siguió ejerciendo como actriz de reparto en films populares como "Currito de la Cruz" (1965), "La familia y... uno más" (1965) o "Cervantes" (1967).
A finales de los 60 hizo incursiones en el spaguetti western con "Sugar Colt" (1966), "Comanche blanco" (1968) y "100 Rifles" (1969). En 1969 secundó a Lina Morgan en la comedia "Soltera y madre en la vida" y en televisión colaboró en el espacio "Estudio 1", en el especial "El irreal Madrid" y en la serie "La última moda". En 1970 el director Jesús Franco le dio su mayor oportunidad con la película de terror "Les cauchemars naissent la nuit" (1970). 
Tras este trabajo el realizador le dio papeles de protagonistas en los thrillers "Sex Charade" (1970) y "Eugénie" (1970). Convertida en toda una musa de Jesús Franco, también contó con ella en "El conde Drácula" (1970), en la que interpretó a Lucy Westeran, la bella joven vampirizada por Drácula (Christopher Lee, dando vida al inmortal vampiro casi sin diálogo y en su única encarnación del personaje ajena a la productora Hammer). El 18 de agosto de 1970 Soledad Miranda falleció a la temprana edad de 28 años en un accidente de tráfico que tuvo lugar cerca de Lisboa (Portugal). Ese mismo año había sido madre del único hijo que tuvo con su marido José Manuel da Conceiçao Simones. En 1971 se estrenaron sus tres films póstumos a las órdenes de Jesús Franco, titulados "El diablo que vino de Akasawa", "Sie tötete in Ekstase" y "Las vampiras", este último largometraje fue una especie de versión femenina, lésbica y contemporánea del "Drácula" de Bram Stoker y en ella interpretó a la Condesa Nadine Carody, su actuación más recordada por los aficionados al terror patrio. 
PATTY SHEPARD:
Nació en 1945 en Carolina del Sur (USA).
A los 18 años se estableció en España y empezó a trabajar como modelo publicitaria. Debutó como actriz ejerciendo como figurante en la exitosa comedia protagonizada por Paco Martínez Soria "La ciudad no es para mí" (1966). Posteriormente participó como secundaria en el spaghetti-western "Lucky el intrépido" (1967), en la coproducción hispano-norteamericana "El dedo del destino" (1967) y en las comedias españolas "Las panteras se comen a los ricos" (1969), ¿Por qué te engaña tu marido?" (1969) y "Las siete vidas del gato" (1970).
En 1970 fue dirigida por Jose Antonio de la Loma en la película bélica "Golpe de mano (Explosión)". Ese mismo año realizó su primera incursión en el cine de terror español en la delirante "Los monstruos del terror", junto a Michael Renie y Paul Naschy.
Un año después destacó secundando de nuevo a Paul Naschy en "La noche de Walpurgis" de León Klimovsky, uno de los films más de la saga del licántropo Waldemar Daninski y en el que ella interpretó a la enigmática Condesa Wandesa Dárvula de Nadasdy. Sus siguientes incursiones en el fanta-terror patrio las llevó a cabo en títulos como "El monte de las brujas" (1972), "La tumba de la isla maldita" (1973) y "El refugio del miedo" (1974).
A lo largo de los 70 compaginó estos trabajos con musicales como la inclasificable rareza pop "Un, dos, tres, el escondite inglés" (1970) de Iván Zulueta y "A mi las mujeres ni fu ni fa" (1971), esta última protagonizada por el rumbero Peret. Otros de sus films como actriz de reparto fueron el western protagonizado por Brigitte Bardot y Claudia Cardinale "Las petroleras" (1971), el melodrama "Timanfaya" (1972) de Jose Antonio de la Loma; el western con elementos de artes marciales "El karate el Colt y el impostor" (1974) y la comedia de acción protagonizada por Bud Spencer y Terence Hill "Y si no, nos enfadamos" (1974).
A finales de los 70 actuó en el drama histórico "La ciudad quemada" (1976) e intervino en un episodio de "Curro Jiménez" emitido en 1977. En la década de los 80 realizó sus últimas incursiones en el cine de terror español de serie B con "Los diablos del mar" (1982), "Descanse empiezas" (1986) y el clásico de vídeoclub "Slugs, muerte vicosa" (1987), todas ellas dirigidas por Juan Piquer Simón. En 1986 secundó a Tony Curtis en la coproducción dramática "Banter" y en 1988 realizó su despedida cinematográfica con el thriller "Al filo del hacha". Posteriormente se retiró de la interpretación y continuó viviendo en España junto a su marido, el también actor Manuel De Blas, con el que se casó en 1967. Patty Shepard falleció el 3 de enero de 2013 en Madrid (España), a la edad de 68 años.
MARIA PERSCHY:
Nació el 23 de septiembre de 1938 en Burgenland (Austria).
Dotada de una belleza natural, debutó como actriz en el cine austríaco con "Nichts als Ärger mit der Liebe" (1956). Posteriormente combinó su carrera en el cine alemán e italiano con títulos como "Die Landärztin vom Tegernsee" (1958), "Il Moralista" (1959), Un amore a Roma" (1960) y "Lebensborn" (1961).
A principios de los 60 se trasladó a Hollywood y secundó a Montgomery Clift en "Freud, pasión secreta" (1962) de John Huston. Ese mismo año participó en el film bélico británico "The Password is Courage" y dos años después formó pareja con Rock Hudson en la comedia romántica "Su juego favorito" e intervino en la producción bélica "633 Squadron".
Durante el resto de la década participó en spaghetti-westerns como "Las siete magníficas" (1966) y "Los siete de Pancho Villa" (1967). Además intervino en coproducciones europeas como "Comisario X a la caza de los tigres rojos" (1966), "Cinco dragones de oro" (1967), "Una bruja sin escoba" (1967), "Más allá de las montañas" (1968) y "El castillo de Fu Manchu" (1969) de Jesús Franco.
En 1971 regresó al cine norteamericano para participar en el film de terror "El doble asesinato de la calle Morgue". A lo largo de los años 70 se convirtió en un rostro imprescindible en numerosas películas de terror españolas de bajo presupuesto como "Los ojos azules de la muñeca rota" (1973) de Carlos Aured, "El espectro del terror" (1973), "El buque maldito" (1974) de Amando de Ossorio, "Los fríos senderos del crimen" (1974) de Carlos Aured o "Último deseo" (1976) de León Klimovski. Tampoco podemos olvidar sus dos colaboraciones con Paul Naschy en "El jorobado de la Morgue" (1973) de Javier Aguirre y "Exorcismo" (un sonrojante plagio de "El exorcista" (1973) de William Friedkin ideado por el propio Naschy en su habitual afán oportunista). Aunque en 1975 participó en la película de destape "Las adolescentes" de Pedro Masó, a finales de los 70 trabajó en la televisión norteamericana participando en 1977 en el culebrón "Hospital General" y colaborando como actriz invitada en un episodio de "Hawai 5-0". Después de rodar la película de terror norteamericana "Vultures" (1993), se retiró del cine durante un tiempo. En 1990 regresó a la gran pantalla con la película alemana "Eine frau namens Harry". A lo largo de los años 90 colaboró en la televisión austríaca en telefilms como "Die Drei Dorfheiligen" (1993), "Die nacht der Nächte" (1997) y "Mörderisches Erbe - Tausch mit einer Toten" (1998). Su último trabajo interpretativo lo llevó a cabo en un episodio de la serie alemana "Auf eigene Gefahr" emitido en 2000. Falleció el 3 de diciembre de 2004 en Viena (Austria) a la edad de 66 años y a consecuencia de un cáncer.
HELGA LINÉ:
Nació el 14 de julio de 1932 en Berlín (Alemania).
Al igual que muchos niños alemanes, durante la Segunda Guerra Mundial se refugió en Portugal, donde inició su carrera como bailarina y acróbata de circo. A la edad de 9 años debutó en el cine portugués con la película "Porto de Abrigo" (1941).
A finales de los años 40 y durante los años 50 combinó sus trabajos en films portugueses como "Ladrão, Precisa-se!" (1946), y "Duas Causas" (1953) con su primera incursión en el cine español con "El negro que tenía el alma blanca" (1951).
Con su agresiva belleza nórdica y su característica melena pelirroja, durante un tiempo ejerció como modelo y en la década de los 60 se estableció en España. Tras secundar a Rocío Dúrcal en los musicales "Canción de juventud" (1962) y "Rocío de la Mancha" (1963), empezó a participar en coproducciones europeas de aventuras como "El capitán intrépido" (1963), "La máscara de Scaramouche" (1964), "Espartaco y los diez gladiadores" (1964), "Los invencibles" (1964), "La muerte espera en Atenas" (1965), "Operación Lady Chaplin" (1966), "La máscara de Kriminal" (1966), "Mister X" (1967), "Los cuatro budas de Kriminal" (1968), "El arquero de Sherwood" (1970) o "Los leopardos de Churchill" (1970). Al mismo tiempo colaboró en los spaghettis-westen "Aventuras del Oeste" (1965) y "Buen funeral, amigos, paga Sartana" (1970) e hizo una incursión en el cine de terror italiano con "Gli amanti d'oltretomba" (1965), secundando a Barbara Steele. Aunque en la década de los 70 participó en comedias como "Hay que educar a papá" (1970) o "Los días de Cabirio" (1971). Luego destacó en varios títulos representativos del fanta-terror español como "La saga de los Drácula" (1972) de León Klimomvski, "Sumario sangriento de la pequeña Estefanía" (1972), "La venganza de la momia" (1973) de Carlos Aured, "La orgía nocturna de los muertos" (1973), "El espanto surge de la tumba" (1973) de Carlos Aured, "Pánico en el Transiberiano" (estrenada en 1973 y en la que secundó a Christopher Lee y Peter Cushing), "La garras de Lorelei" (1974) o "El asesino de muñecas" (1975). Una de sus incursiones más exóticas en el cine fantástico la llevó a cabo el la coproducción hispano-mexicana "Santo contra el doctor Muerte", protagonizada por Santo, la mítica estrella de la lucha libre mexicana.
A finales de los 70 y principios de los 80 se pasó al cine de destape interviniendo como secundaria en "Las adolescentes" (1975), "Call Girl: La vida privada de una señorita bien" (1976), "Pepito Piscina" (1978), "Las alumnas de Madame Olga" (1980) o "Mírame con ojos pornográficos" (1980). En 1981 se la pudo ver en el film de corte dramático "Memorias de Leticia Valle" (1981). Entre 1981 y 1982 participó en "Verano azul" dando vida a Luisa, la madre de Javi (Juan José Artero). En 1982 regresó al cine de terror español con "Los ritos sexuales del diablo" y posteriormente realizó papeles de reparto en dos films de Pedro Almodóvar: "Laberinto de pasiones" (1982) y "La ley del deseo" (1987). En 1986 actuó en un episodio de "Turno de oficio". En los 90 se prodigó poco en la gran pantalla apareciendo en la comedia "Pareja enloquecida busca madre de alquiler" (1990) y en el drama de aventuras "El aliento del diablo" (1993). En 1991 se trasladó a Argentina, aunque siguió realizando algunos trabajos en España. En 1997 y 2001 intervino en la obras teatrales "Alegrías de España" (1997), junto a Luis Aguilé, y "Ellas..., la extraña pareja". En 2003 actuó en el cortometraje "Flores para Maika" y participó en un montaje teatral de la obra "El cianuro, solo o con leche". También fue actriz invitada en episodios de "El comisario" (en 2001), y de "Hospital central" (2004). En 2005 hizo una breve participación en "Torrente 3: el protector" de Santiago Segura, y en 2006 colaboró en la miniserie "Vientos de agua" de Juan José Campanella.

CRISTINA GALBÓ: 
Nació el 17 de enero de 1950 en Madrid (España).
Debutó como actriz a la edad de 13 años en la comedia "Del rosa al amarillo" de Manuel Summers (director que fue pareja de su hermana, la también actriz Beatriz Galbó), por cuya interpretación recibió una Medalla de oro "Revelación" en el Festival de San Sebastián.
A finales de los 60 actuó en films populares como "Aquella joven de blanco" (1965), "La ciudad no es para mí (1966), "Nuevo en esta plaza" (1966), "Los chicos del Preu" (1967) o "Días de viejo color" (1968) de Pedro Olea. En 1967 rodó el spaghetti-western "La furia de Johnny Kid" junto al actor alemán Peter Lee Lawrence, con el que se casó en 1969 y tuvo un hijo. Su matrimonio fue breve, ya que Peter falleció víctima de un cáncer en 1974.

Debido a su aspecto anglosajón, fue una intérprete frecuente en diversos films de terror españoles (algunos de ellos realizados en régimen de coproducción) entre los que figuraron "La residencia" (1969) de Narciso Ibáñez Serrador, "¿Qué habéis hecho con Solange?" (1971) y "No profanar el sueño de los muertos" (película de zombis estrenada en 1974 bajo la dirección de Jorge Grau y que gozó de cierto culto en su estreno norteamericano).
En 1975 actuó en la película erótica "Las adolescentes" de Pedro Masó y a finales de los 70 colaboró en las comedias "Hasta que el matrimonio nos separe" (1977) de Pedro Lazaga y la popular "El último guateque" (1978). Entre 1975 y 1979 fue una actriz habitual en el programa de TVE "Estudio 1". En 1979 coincidió con musas del destape como Blanca Estrada y Sara Mora en la comedia erótica "Las siete magníficas y audaces mujeres". En 1980 participó en la serie franco-hispano-austriaca "Les Chevaux du soleil". Un año después se la pudo ver en la película de terror "Sobrenatural".
A finales de los 80 hizo sus últimas incursiones como actriz en "El último guateque 2" (1988), realizando además breves apariciones en los dos films dirigidos por Manuel Summers y protagonizados por el grupo Hombres G (liderado por David Summers) titulados "Sufre mamón" (1987) y "Suéltate el pelo" (1988). Posteriormente se retiró de la interpretación y se trasladó a vivir a California, donde dio clases de flamenco. También ha residido en París y ha realizado varias giras como bailarina de flamenco.

LINA ROMAY:
Rosa María Amiral nació el 25 de junio de 1954 en Barcelona, Cataluña (España).
Tras graduarse en el instituto estudió interpretación y comenzó a utilizar el seudónimo de Lina Romay (en referencia a una cantante de la Orquesta de Xavier Cugat de los años 40). Posteriormente se casó con el actor Raymond Hardy, junto al que participó en diversas obras teatrales. Cierto tiempo más tarde la pareja se divorció y Lina debutó como actriz en la película de terror "La maldición de Frankenstein" (1972) de Jesús Franco, en la que interpretó a una gitana llamada Esmeralda.
A principios de los 70 Jesús Franco y ella se convirtieron en pareja sentimental y a partir de ese momento también pasó a ser la musa cinematográfica del inclasificable cineasta. Éste explotó su belleza y lozanía asignándole papeles protagonistas o secundarios en un elevado número de films de género fantástico, de terror y de aventuras de ínfimo presupuesto y chapucera realización. Algunas de estas películas fueron de nacionalidad española, mientras que otras se realizaron en régimen de coproducción (de las que se realizaban dobles versiones de mayor contenido erótico para su explotación internacional) o bien estaban producidas en países como Francia o Alemania.
Poco a poco estos largometrajes la convirtieron en un mini-mito erótico, entrañable y de culto para los amantes del cine fantástico europeo más trash. De esta etapa podemos señalar títulos de Jesús Franco como "La fille de Dracula" (1972), "Los ojos siniestros del doctor Orloff" (1973), "Maciste contre la reine des Amazones" (1973), "Jack the Ripper" (1976), "La noche de los asesinos" (1976), "El sádico de Notre Dame" (1979), "El caníbal" (1980), El hundimiento de la casa Usher" (1982), "La tumba de los muertos vivientes" (1983), "Macumba sexual" (1983), "La sombra del judoka contra el doctor Wong" (1985), "Bangkok, cita con la muerte" (1985), "Las tribulaciones de un Buda Bizco" (1986) o "La bahía esmeralda" (1989).
Desde mediados de los 70 y a principios los 80, desarrolló una trayectoria paralela en films de corte erótico de carácter soft, algunos realizados por otros directores, como fue el caso de la norteamericana "The Erotic Adventures of Robinson Crusoe" (1975) de Ken Dixon o el díptico a las órdenes de Carlos Aured compuesto por "El fontanero, su mujer, y otras cosas de meter..." (1981) y "Apocalipsis sexual" (1982). Junto a Jesús Franco actuó en otros títulos de características similares como fue el caso de "Justine" (film codirigido por Joe D'Amato en 1975 y que incluía insertos hardcore), "Ópalo de fuego: Mercaderes del sexo" (1980) o "Botas negras, látigo de cuero" (1983).
Con el paso de los años, Lina fue adentrándose en el campo de la dirección de segunda unidad y la edición de varios films realizados por Jesús Franco, realizando también trabajos dentro del cine alemán. Posteriormente se adentró directamente en el cine pornográfico donde fue la directora (a veces en solitario y otras en colaboración con Jesús Franco) y protagonista (utilizando seudónimo como Lulu Laverne, Candy Coster o Lennie Hayden) de películas como "Confesiones íntimas de una exhibicionista" (estrenada en 1983 y basada en su novela "Memorias de una exhibicionista"), "Una rajita para dos" (1984), "Entre pitos anda el juego" (1986), "El mirón y la exhibicionista" (1986) o "Falo Crest" (1987). En la década de los 90 y a principios del siglo XXI, siguió colaborando en el cine de Jesús Franco en una serie de películas que no encontraron demasiado hueco en las salas comerciales, razón por la que muchas de ellas se distribuyeron en su mayoría en vídeo o DVD. Podemos señalar que algunos de estos films fueron de nacionalidad norteamericana como fue el caso de "Lust for Frankenstein" (1998), "Mari-Cookie y la tarántula asesina" (1998) "Dr. Wong's Virtual Hell" (1999) y "Vampire Junction" (2001), mientras que otros más recientes han sido producidos en España como "Killer Barbys vs. Dracula" (2002) o "Flores de perversión" (2005). En 2002 realizó una breve aparición en la delirante "Kárate a muerte en Torremolinos" (2003), dirigida por Peter Temboury, uno de los discípulos de Jesús Franco. Las tres últimas películas dirigidas por Franco y con protagonismo de Lina fueron hispano-norteamericanas "Snakewoman" (2005), "Angel of Death 2" (2007) y "Paula-Paula" (2010).
En 2005 Jesús Franco y ella participaron en dos conferencias realizadas Tenerife, siendo la más destacada la llevada a cabo en el Cine Víctor en relación con la proyección de "El Qujiote", un film que el realizador Orson Welles no pudo concluir y que Jesús Franco, al ser un gran amigo del genial y fallecido director, se encargó de realizar el montaje con este material disperso, que se estrenó en 1992 con nefastos resultados. En 2008 Lina Romay fue entrevistada para el documental "The Life and Times of Jess Franco", dirigido por José Luis García Sánchez. Ese mismo año contrajo matrimonio con Jesús Franco y un año más tarde lo acompañó cuando se le hizo entrega del Goya de Honor en la gala de estos premios. Lina Romay falleció el 15 de febrero de 2012, a la edad de 57 años y a consecuencia de un cáncer. 
En la última foto: Alex Medina (derecha) y Héctor (autor invitado en la sección Recuerdos de oro, a la izquierda) junto al director Jesús Franco y a Lina Romay, en la conferencia dedicada a "El Quijote" de Orson Welles, celebrada en el Cine Víctor de Santa Cruz de Tenerife el día 28 de abril de 2005.
EN MEMORIA DE SOLEDAD MIRANDA (1943-1970), MARIA PERSCHY (1938-2004), LINA ROMAY (1954-2012) Y PATTY SHEPARD (1945-2013).

No hay comentarios:

Publicar un comentario