martes, 16 de agosto de 2011

RECUERDOS DE ORO: POR LIDIA CERVANTES

Nuestra tercera autora invitada es Lidia Cervantes.
Yo, soy de la generación en que todavía era un acontecimiento para la familia y los vecinos, la llegada a casa de un aparato de televisión. Buaahh… los niños de esa casa nos podíamos considerar, poco menos que privilegiados, no todos lo tenían.
Recuerdo, siendo muy pequeña (dos o tres años) que la primera cosa que vimos en la pequeña pantalla (que entonces sí que era pequeña… y el mueble enorme…) fue un episodio de la serie “Bonanza”.  La serie la recuerdo con cariño, pero recuerdo con más cariño aun, cómo se preparó el momento; vivíamos en una planta baja (era un barrio humilde de Barracas... en Barcelona) mi padre puso el televisor en el recibidor, encarado hacia la puerta. Esta la habían sacado, entre él y unos vecinos, momentáneamente de sus goznes, para que no estorbase la visión.

En la acera, las sillas de casa y las de los vecinos dispuestas en una especie de platea. La tortilla de patatas y la sangría que había hecho mi madre, corrían de mano en mano, durante la emisión del episodio… Yo lo vi todo, sentada en las faldas de una vecina, mientras mi madre iba y venía atendiéndolos a todos.
Tras ese primer día llegaron muchos más. Algún que otro sábado el portal de mi casa se convertía en un verdadero “Cine de barrio”… Primero las mujeres preparaban el picoteo, y los hombres se discutían para sintonizar bien la señal con aquellas antenas de cuernos en forma de V y poder tener una autentica “Sesión de tarde”. Que es como entonces se llamaba el espacio donde nos ofrecían los largometrajes sabatinos de tarde o de noche… Ya digo, recuerdos muy, muy entrañables para mí.

Luego llegaron muchas más series, y programas… ¿Cómo olvidar series como “El santo”, “Los intocables” o “Viaje al fondo del mar”?

Y programas que dejaron huella, como “Galas del sábado”, “Los Chiripitiflauticos” (aunque así se llamo después, primero era “Antena infantil”) con Valentina, el Capitán Tan, El tío Aquiles, Locomotoro, etc., etc., como decía él…También existió el primer reality-show titulado “Reina por un día” (fue de las primeras emisiones que se hicieron desde los estudios de Miramar en Barcelona), "El show de Herta Frankel", con sus marionetas…

También recuerdo una serie que entre las niñas, menos niñas je, je, je, causó estragos. Se llamaba “The Monkees”, creo que ese fue el mayor fenómeno fans del momento; sólo superado años después por la visita a España de The Beatles.

Ya veis, casi me parece estar hablando de la prehistoria de la televisión en nuestro país… Luego, el siguiente paso fue la televisión con canal UHF… uffff… todo un adelanto… (Conste que todo era en blanco y negro aún… el color de forma generalizada vino después). La primera serie que vi en ese canal fue “El gran chaparral”… otra reliquia del pasado.

Claro que, mi tele y mi memoria televisiva, fue evolucionando con el tiempo, hasta hoy que el plasma preside el salón. Pero esos son mis primeros recuerdos televisivos. Toda una vida ha pasado desde entonces… Os agradezco esta oportunidad para rebuscar en los archivos de mi disco duro personal… ha sido todo un placer.
Enhorabuena por vuestro magnífico y elaborado blog.
Un montón de besos, para quienes lo hacéis posible.
LIDIA CERVANTES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario