lunes, 20 de enero de 2014

VIDAS CURIOSAS: JOSÉ MOJICA MARINS: "EL REY DEL TERROR BRASILEÑO"

José Mojica Marins nació el 13 de marzo de 1936 en Sao Paulo (Brasil).

Era hijo de un matrimonio de españoles que trabajaban en un circo (su padre era torero y su madre cantante de tangos). Según él, se comenzó a interesar por lo macabro a la edad de 8 años, justo después de ver a un muerto despertarse de un trance cataléptico y salir ataúd, y aunque desató el pánico en pleno funeral, José y sus amigos fueron los únicos que se acercaron a hablar con el resucitado para saber qué se sentía al volver de entre los muertos.

Debido a que su padre trabajó durante un tiempo en un cine, se aficionó al género de terror viendo películas como "La torre de Londres" (1939). A la edad de 10 años, su progenitor le regaló una cámara 8 mm y empezó a rodar sus primeros cortos de terror y aventuras junto a sus amigos. Uno de estos trabajos amateur fue "Juicio final", centrado en un grupo de adictos a las drogas que pagaban sus pecados en el infierno. En esta primera etapa realizó casi 20 cortometrajes mudos, muchos de los cuales se proyectaban en un circo acompañados de narraciones llevadas a cabo por él mismo, y por los que cobraba una entrada para así poder financiar los siguientes.

Ya de adulto, decidió convertirse en director de cine y aprendió este oficio de manera autodidacta (descubriendo los emplazamientos de cámara, la iluminación y el montaje). Entre 1954 y 1961 intentó poner en marcha varios proyectos que finalmente no vieron la luz, y en 1959 logró dirigir su primera película, un western titulado "Asina do aventureiro".



En los años posteriores siguió manteniendo su pasión por el cine de género y que creó el personaje de Zé do Caixao. Para ello se inspiró en una pesadilla en la que un hombre lo arrastraba por un cementerio, para luego descubrir que ese siniestro personaje era él, que se estaba matando a sí mismo para ser llevado al infierno. Este singular personaje fue el protagonista de "A medianoche me llevaré alma" (1964), película dirigida, escrita y protagonizada por él mismo. A pesar de que en un principio realizó un casting para encontrar al protagonista, los candidatos interpretaban al personaje de forma ridícula y artificial, al estilo de las representaciones de los parques de atracciones, y por este motivo decidió que sólo podía ser interpretado por él.

El film comenzaba con una gitana advirtiendo a los espectadores de que si no querían pasar auténtico terror, se decidieran a abandonar la sala. Posteriormente se centraba en Zé do Caixao (traducido como José el del Ataúd, y conocido en Estados Unidos bajo el nombre de Coffin Joe o como Joe Cassadamorto en Italia), un sepulturero vestido de negro, con sombrero de copa, capa y largas uñas (las cuales eran auténticas, y no fruto del maquillaje), que su mayor deseo es encontrar a la mujer perfecta, capaz de engendrar a un niño fuerte y sano, al que pueda transmitir su legado de maldad. Para ello no dudará en someter a sus candidatas a todo tipo de torturas, y como su esposa Lenita (Valéria Vazquez) es estéril, no dudará en deshacerse de ella y matar a todos los hombres que se crucen en su camino (incluyendo a aquellos sacerdotes que piensan erróneamente que él es un mensajero del demonio) para llegar hasta Terezinha (Magda Mei), la novia de su amigo Antonio (Nivaldo Lima), e hija del Dr. Rodolfo (Ilídio Martins Simões).

En un país como Brasil, donde se mezcla el fervor religioso con creencias relacionadas con la magia negra, la película logró un gran impacto comercial. Mojica contó con un bajísimo presupuesto y la rodó con fotografía en blanco y negro en tan sólo 10 días, con localizaciones en una antigua sinagoga. A pesar de su rentabilidad, su autor no ganó dinero con ella, teniendo en cuenta que sus padres habían vendido su casa para financiarla, y el único que se benefició de este triunfo fue el productor que compró los derechos. El largometraje coincidió con la llegada de una dictadura a Brasil, y generó una gran polémica, especialmente en los sectores más conservadores, que consideraban que Mojica era un pervertido y se negaron a proyectar la película (por lo que en ocasiones el artista se vio obligado a estrenarla en parques de atracciones y circos). Por otra parte, también fue defendido por algunos críticos y directores de cine (entre ellos figuraron Luís Sérgio Person y Glauber Rocha) que alabaron su estilo personal y lo consideraron un adelantado a su tiempo.



La popularidad del film permitió que en 1967 se estrenase su secuela "Esta noche poseeré tu cadáver", en la que Zé do Caixao proseguía su mismo objetivo, y no dudaba en arrojar a las mujeres a pozos llenos de serpientes o convertirlas en pasto para las arañas. En esta ocasión contó un mayor presupuesto, y aunque rodó la película en blanco y negro, aprovechó unos pocos rollos de negativo en color para rodar una escena onírica que transcurre en un perturbador infierno repleto de sangre, cuerpos desnudos y piernas y brazos colgando de sus cavernosas paredes.Esta segunda propuesta repitió el éxito comercial de la primera y lo convirtió en un realizador de culto, con millones de fans en su país (el caso más extremo sucedió cuando uno de ellos, que trabajaba en un depósito de cadáveres, le consiguió 5 esqueletos reales, aunque Marins se los devolvió, ya que únicamente le había pedido una calavera).

Hay que señalar que a pesar de sus limitaciones para transmitir momentos de suspense y sus problemas de ritmo, el visionado de estos dos films resulta realmente singular, gracias al ambiente malsano que respiran sus desagradables y provocadoras imágenes.
Debido a esta gran popularidad, empezó a hacer castings siguiendo las técnicas realistas de sus dos anteriores películas. En ellos, los aspirantes tenían que comer insectos, lamer serpientes y ranas, o sufrir descargas eléctricas (algo que le causó problemas con las autoridades, aunque los sorteó afirmando que él no obligaba a nadie).

En 1968 rodó "O despertar da bestia", un retrato psicodélico sobre los efectos del LSD, que fue prohibido por la censura a consecuencia de sus escenas de salvajismo, y que fue estrenada en un festival de cine 18 años después de su realización. Ese mismo año colaboró en el film de episodios "Trilogia do terror", junto a los realizadores Ozulado Ribeiro Candeias y Luís Sérgio Person. Su fragmento fue "Pesadelo macabro", que giraba en torno a un hombre que tenía pesadillas en las que era enterrado vivo.



Después de esta experiencia, dirigió en solitario un nuevo largometraje de episodios titulado "O estranho mundo do Zé do Caixao", que constó de tres historias: "O fabricande de bonecas", sobre un hombre que fabricaba muñecas con ojos humanos; "Tara", en torno a un vagabundo necrófilo; e "Idelogia", en la que el Profesor Oaxiac Odez (interpretado por él mismo) somete a un hombre escéptico y a su mujer a diversas atrocidades para demostrar que el amor no existe cuando el hombre se guía por sus instintos animales.



A finales de los 60 también logró la popularidad televisiva con la serie de terror "O estranho mundo do Zé do Caixao" (1968). Al mismo tiempo, participó en obras de teatro, programas de radio, protagonizó cómics y grabó discos.



En los 70 sufrió problemas económicos, aunque pudo seguir rodado nuevos films. En 1971 estrenó "Finis hominis", una crítica a los falsos predicadores, y en la que interpretaba a un esquizofrénico que se convertía en líder religioso.



En 1974 llegó "Exorcismo negro", una extraña producción en interpretó el doble papel de sí mismo y de Zé do Caixao. Esta película se centrada en las vacaciones que pasaba el director en una balneario mientras pensaba nuevas ideas para sus futuros films. En 1974 viajó a París para acudir a un Festival de Cine Fantástico organizado por la revista "L'Ecran Fantastique", y donde fue premiado por "A medianoche me llevaré tu alma" y "Esta noche poseeré tu cadáver".



En 1975 volvió a interpretar a Zé do Ciaxao en "A estranha hospederia dos plazeres", un film dirigido por su protegido Marcelo Motta, y que transcurría en una posada encantada. En 1978 estrenó "Delirios de um anormal", historia centrada en un hombre que estaba obsesionado con Zé, y para la que economizó utilizando escenas de sus anteriores películas, junto a otras que habían sido prohibidas por la censura.



Ese mismo año se fijó en la crónica negra y convenció a una mujer acusada de haber matado a su amante para que financiase una película inspirada en ella (y a la que le reservó el papel de abogada), naciendo así "Perversao", sobre un violador (interpretado por él mismo) que era castrado por la hermana de su víctima. Esta película fue proyectada en el Festival Internacional de Terror de Sitges.
Los 80 marcaron su etapa de decadencia, a consecuencia de que el cine brasileño pasó por una etapa en la que los productores sólo se atrevían a invertir en porno duro, debido a su rentabilidad. Con el objetivo de poder poner en marcha otros proyectos, aceptó dirigir la película X "24 horas de sexo explícito" (1985), y como no le gustaba este género buscó actrices feas y grabó escenas de zoofilia, aunque para su desgracia, la película fue un gran éxito y se vio obligado a rodar otras como "48 horas de sexo alucinante" (1987).

En 1982 hizo un alto en su trayectoria y trató de obtener un escaño en el Congreso brasileño, pero finalmente no logró los votos suficientes, ya que no pudieron validarse las papeletas de aquellos que lo habían votado escribiendo el nombre de Zé do Caixao.

En los 90 logró encarrilar su carrera como actor trabajando en películas infantiles como "O Gato de Botas Extraterrestre" (1990), y ejerciendo como secundario en la inenarrable serie de ciencia-ficción "As aventuras de Tiazinha" (1999) protagonizada por la modelo erótica Susana Alves "Tiazinha". En 1997 participó en el víodeiclip "Al amanecer" del grupo Los Fresones Rebeldes. Por esta misma época hizo representaciones en parques de atracciones, comenzó a dirigir una escuela de teatro, y creó una servicio telefónico en el que se podía oír una historia de Zé do Caixao cada día. En 1998 anunció que se cortaba sus características uñas porque se le estaban atrofiando los dedos y era mejor tenerlas cortas para bañarse o manejar internet.




En 2008 interpretó a su querido personaje en los cortometrajes "5 mentiras" de Thomas Edward Hale y "Rock Rocket Diodao" de Kabel Furman, y en la película "FilmeFobia" de Kiko Goifman. Ese año al fin pudo completar su tan postergada y ansiada tercera entrega de su famosa saga con "Encarnación del demonio" (2008), dirigida, escrita y protagonizada por él mismo, y en la que Zé do Caixao continuaba con sus atrocidades tras haber permanecido 30 años en una institución mental. En 2008 la película fue presentada en el Festival de Sitges y ganó el Premio del Jurado Carnet Jove. Un año después logró una Segunda plaza en Festival Fant-Asia.

Entre sus últimos trabajos como actor figuran la película "Luz nas Trevas - A Volta do Bandido da Luz Vermelha" (2010), el telefilm "A espiritualidade e a sinuca" (2011) y el cortometraje "Mal Passado" (2013). Su último trabajo como director fue con el fragmento "Viral", perteneciente al film de terror de episodios ítalo-canadiense "The Profane Exhibit", en el que también colaboraron directores como Uwe Boll, Ruggero Deodato o el español Nacho Vigalondo. La obra de Marins es poco conocida fuera de su país de origen, aunque ha sido objeto de retrospectivas en festivales de cine y ha sido analizada en documentales como "Mondo Macabro: The Night of Coffin Joe" (2002), al tiempo que ha influido en directores norteamericanos como Frank Hennelotter (responsable de la saga "Basket Case").

José Mojica Marins se ha casado 7 veces (su actual esposa es la actriz Leny Dark) y es padre de 23 hijos (de los cuales Crounel ejerció como ayudante de dirección en "Delírios de um anormal",  y Merisol fue actriz en "Exorcismo negro"), y en la actualidad sigue siendo un personaje querido por la clase obrera de su país (los taxistas y camareros no le cobran sus servicios) y temido por los más supersticiosos (que se cambian de acera al verlo, pensando que es un auténtico ser maligno). En noviembre de 2015 la cadena Space de Brasil estrenó la serie biográfica "Zé do Caixao", con Matheus Nachtergaele en el papel de José Mojica Marins.







No hay comentarios:

Publicar un comentario