domingo, 9 de agosto de 2015

RECUERDO DE INFANCIA: POR EDUARDO SERRADILLA


Nuestro segundo autor invitado es Eduardo Serradilla, escritor (autor de "Robert Kirkman: de The Walking Dead a Invencible" -2011- o colaborador en "Los Vengadores: Poder en la Tierra" en -2012-), periodista, comisario de exposiciones y lector incansable de cómics (razón por la cual lo invité a ser el autor del prólogo de mi futuro libro "Héroes de papel y celuloide"). 

RECUERDO DE INFANCIA: POR EDUARDO SERRADILLA SANCHÍS:

Alex me ha pedido que cuente cuáles fueron las primeras series de televisión, películas que vi, cómics y libros que leí de pequeño. Dicho así puede parecer fácil, pero la pregunta que a uno le viene a la cabeza cuando le piden estas cosas es ¿por dónde empiezo?

El primer recuerdo que tengo de una serie de televisión es la del anime conocido en nuestro país con el nombre "Meteoro", aunque originalmente se llamó "Mahha Go-Go-Go" ("Speed Racer", o "Mach Go-Go-Go" en inglés). Por ello no es de extrañar que la siguiente serie que volvió a captar mi atención fuera Mazinger Z, otra producción japonesa que sí gozó del reconocimiento del público europeo, cosa que no ocurrió con las aventuras de Go Mifune, el corredor de coches de Meteoro.

En realidad, estas dos series colmaban mis querencias para con los coches y los robots, algo que ha continuado a lo largo de los años. De haber nacido en la actualidad, y descubrir dichos animes, podría haber leído los mangas en los que se basaban ambas series, pero cuando yo era pequeño leer un manga no estaba al alcance de un niño canario que no supiera japonés. 


Ediciones Vértice -la mítica editorial española de los años sesenta y setenta- publicó, sin embargo, una colección gráfica llamada Meteoro, que aunque no tenía nada que ver con el anime, hizo que me fijara en otras colecciones de cómic, las cuales terminaron por influir muchísimo en mi vida. El resultado de tal encuentro fue que dos de los tres primeros cómics que leí en mi vida –la serie de Meteoro la leería a posteriori- resultaron ser un número de "La Masa" ("Hulk") y un número de "Dan Defensor" ("Daredevil"). El tercero en discordia, una aventura de "Superman".



Junto a los superhéroes no tengo ningún problema en admitir que mis lecturas de cómic habituales solían ser las protagonizadas por el pato Donald, sus sobrinos, el avaro Tío Gilito, Super Goofy, Mágica de Hechizo, Borrón, y el genial inventor Eugenio Tarconi. Éstas se encontraban dentro de la colección "Dumbo", de Ediciones Recreativas.



En cuanto a los primeros libros que leí, primeramente los conocí a través de las versiones gráficas de la colección Joyas Literarias Juveniles -publicada por Bruguera-  sobre todo, aquéllas que adaptaban libros de Julio Verne. La elección de Verne no fue casual, pues mi abuelo siempre fue un gran admirador del autor francés y fue él quien me compró "Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino", "La Isla Misteriosa" y "Viaje al Centro de la Tierra". A él también le debo el ser uno de los pocos niños de mi generación que creció oyendo las aventuras de Flash Gordon, Buck Rogers, El Hombre de Bronce, La Sombra, La Araña Negra o El Llanero Solitario.



A lo que películas se refiere citaré dos títulos porque, aún hoy en día, sigo disfrutando mucho al verlas. "Chitty Chitty Bang Bang" (1968) y "Un mundo de fantasía" (1971), la adaptación de "Charlie y la Fábrica de Chocolate". La segunda me supuso, debo admitir, una de mis primeras frustraciones infantiles, dado que ninguno mis compañeros de colegio sabía quién era Willy Wonka, ni mucho menos los Umpa Lumpa…




Una última cosa, dos series de televisión que no eran de animación. "Los Guardianes del Espacio" ("Thunderbirds") y "UFO", ambas creación de Gerry y Sylvia Anderson, inolvidables antes, y ahora. 


Eduardo Serradilla Sanchís. Helsinki, 2015.


QUEFUEDE Y DEVORADORES 2 EN FACEBOOK Y TWITTER, HAZTE AMIGO Y SEGUIDOR:

No hay comentarios:

Publicar un comentario