viernes, 16 de junio de 2017

ENTREVISTA A EDU DÍAZ, INTÉRPRETE DE LA PELÍCULA "SMOKING CLUB (129 NORMAS)" (2017)



El pasado 15 de julio Multicines Tenerife, Preestrenos en Canarias y la distribuidora cinematográfica Con un pack acogieron el preestreno en Tenerife de la película "Smoking Club (129 normas)" (2017), una comedia dirigida y coescrita por Alberto Utrera, que debuta en el campo del largometraje tras realizar los cortometrajes "El productor ejecutivo" (2017) y "El vals del autónomo" (2017). 

El film es una comedia coral que cuenta la historia de Óscar (Rodrigo Poisón), un hombre que con 40 años decide abandonar su vida de funcionario aburrido y acaba montando un club de fumadores de cannabis, con la esperanza de que aquello fuera un reducto de libertad. Sin embargo, según va pasando el tiempo, Oscar comienza a añadir una series de normas a su Smoking Club, que van acotando cada vez más el reducto que había creado. Entre los otros de personajes vinculados al protagonista encontramos a Danny (Jimmy Castro), un abogado que es su socio; su hermana (Natalia Mateo), una de sus empleadas (Marta Balón), y varios de sus clientes (Álvaro Lafora, Edu Díaz, Margarita Lascoiti, Ángela Chica, Úrsula Gutiérrez, Clara Alvarado y Silvia Vacas). El film  se estrenó en Multicines Tenerife el 16 de junio y permanecerá en su cartelera hasta el próximo 22 de este mismo mes.




Antes de que tuviera lugar el evento, pudimos entrevistar a uno de sus actores, el tinerfeño y debutante Edu Díaz, que nos habló de diversos aspectos de la película y de su trayectoria profesional.

¿Cómo surge el proyecto de hacer esta película de bajo presupuesto y con una estructura casi teatral, de una sola localización?:

El proyecto surgió en la Central de Cine de Madrid, un lugar donde se forman actores, directores y guionistas. Allí Natalia Mateo, actriz y dramaturga que forma parte del reparto de la película, imparte un curso de tres meses que se llama Tres disciplinas, en el que los actores también ejercemos las labores directores y guionistas. En los últimos días del curso comenzó a surgir la posibilidad de hacer un proyecto, y el director Alberto Utrera, que era compañero mío, me dijo que se iba a realizar una película y que tenían un papel para mi. De este modo surgió "Smoking Club (129 normas)". 

Al contrario que ocurre con muchos proyectos de cine o teatro, donde al principio todo el mundo está muy a favor, pero luego la cosa se desinfla, aquí todo fue muy rápido, y en dos semanas recibí el antecedente del personaje que yo iba a hacer, llamado Yeray, y poco tiempo más tarde se marcaron las fechas de ensayo y de rodaje, el cual fue muy breve. Parte de la película se construyó mediante aportaciones e improvisaciones de los actores. En muchas ocasiones nos juntaban y nos marcaban los objetivos, y a partir de ahí todo iba surgiendo. De hecho hay muchas cosas que se han quedado en la sala de montaje, y otras que si se han aprovechado.

¿Cómo se afronta un proyecto de este tipo sin el apoyo de ningún tipo de subvención?:

La película fue realizada por una productora de publicidad y se lanzaron sin paracaídas y sin ningún tipo de subvención. Esto se debió a que no querían esperar un año para gestar el proyecto, y al hacerlo de forma independiente, se pudo desarrollar en julio y empezar a rodar en octubre. 

Y luego, la promoción de la película ha sido de guerrilla absoluta, a través de las redes sociales. La productora siguió la senda de la promoción de "Narcos" con el slogan de "Blanca Navidad" y creó uno similar  que decía "Verde primavera". A partir de ahí se ha hecho una promoción bastante gamberra.

¿Alguna vez se planteó la idea de realizar un cortometraje en lugar de un largometraje, o convertirla en una obra de teatro?:

Se empezó con la idea de un corto, pero decidimos que ya que nos íbamos a embarrar, era mejor hacer un largometraje y nos lanzamos a la piscina.

Quizá por transcurrir en un sólo escenario, es posible que la idea fuese fácilmente adaptable al teatro, pero en realidad, la estructura narrativa es muy cinematográfica, ya que cuenta con flashbacks continuos para contar los distintos puntos de vista de los personajes. Alberto Utrera y Carlos Soria, otro de los guionistas, trataron de hacer algo que se acercase al espíritu de Quentin Tarantino o Guy Ritchie, de hecho, los personajes somos todos españoles, pero tenemos algo que se acercan a los de las películas americanas. Si hay algo que destacaría de la película es su factura y su reparto coral.

¿Crees que la crítica más conservadora se puede ofender por el planteamiento de la película?:

No lo se, pero yo pienso que a nivel artístico no puedes imponer tus juicios morales para valorar algo, y esa valoración se debe hacer formalmente. 

¿Qué nos puedes contar de tus compañeros de reparto?:

Rodrigo Poisón ha hecho cine y también mucho teatro,  hace unos meses estuvo representando en el Teatro Guimerá de Tenerife la obra "El intercambio", junto a Gabino Diego y Teté Delgado.

Jimmy Castro fue presentador del "Club Disney" cuando era muy joven. Ahora está en La Joven Compañía de Teatro Clásico, y la verdad es que es un actorazo.

Natalia Mateo ha hecho varias películas y muchos cortometrajes, estuvo nominada al Festival de Málaga del año pasado por un cortometraje que se llama "Sin respuesta".

Margarita Lascoiti ha hecho mucha televisión y estuvo en series de éxito como "El comisario" (1999-2007), y sobre Clara Alvarado, ahora mismo está en la serie "La casa de papel" de Antena 3.

¿Qué destacarías de tu personaje de Yeray y cómo lo preparaste?:

Yeray también es canario, como yo, y es bastante nerd, en realidad es un perdedor que ha ido a estudiar a Madrid sin oficio ni beneficio. Es muy fan de "La guerra de las galaxias", y de hecho, me documenté viendo las películas de la saga, porque de ese universo no dominaba nada, y también recurrí a episodios de "Big Bang". Otro aspecto del personaje es que cree fielmente en teorías de la conspiración, y para ello vi va documentales.

Por otra parte, y dada la temática de la película, recurrí al método, fumé cannabis y luego salía a la calle con una gorra y aprendí a relacionarme mal con la gente, porque al personaje le pasan cosas desagradables. Fue duro porque engordé, y encima tenía esa barba desagradable, que yo no suelo llevar. Siempre bromeo diciendo que todo ello fue parte de un método de actor loco.

¿Te fue cómodo interpretar a un personaje canario?:

Normalmente, cuando realizo otros trabajos, tengo que utilizar un acento neutro, así que para mi fue una suerte que me dieran un personaje así. Creo que el tema del acento canario debería ir naturalizándose en el cine, porque cuando estás en una gran ciudad, hay gente de todas partes.

¿Qué opinión tienes sobre que este tipo de películas de bajo presupuesto con estrenos limitados puedan tener a su vez un estreno simultáneo en plataformas digitales o formatos domésticos?:

La película se preestrenó en el Festival de Málaga, donde tuvo muy buena acogida, y después se pudo ver en ciudades como Madrid y Barcelona, antes de llegar ahora a Tenerife. Luego ya se va a poder ver en los otros formatos. A mi me parece un acierto que se hagan estrenos multipantalla, porque al final, lo que se trata es de llegar al público.

A colación con este tema, ¿qué opinas de la polémica de Pedro Almodóvar de no estar a favor de la participación en el Festival de Cannes de películas que sólo se estrenen en Netflix?:

No sabría posicionarme porque no tengo una opinión tan formada como para hacerlo, pero tengo la intuición que el cine será como la economía corporativa al estilo de empresas como Uber.  Creo que todo tiene que ser regulado, pero no podemos aferrarnos a las viejas fórmulas, que ya sabemos que se están extinguiendo. Quizá se pierde esta magia de ir al cine, pero al fin y al cabo es una ventana más para ver cine y compartir cultura o difundir ideas, y por este motivo, Netflix y HBO están creando nuevos públicos. A mi no me importa pagar por ver una buena serie como "Breaking Bad".

Ahora se ha descubierto que gracias a las nuevas tecnologías, es muy fácil hacer cine, aunque luego sea difícil de rentabilizar el producto, y me viene a la mente el caso reciente de "Como la espuma" (2017) del canario Roberto Pérez Toledo o "Pieles" (2017) de Eduardo Casanova, que está en Netflix a nivel mundial y España si se ha estrenado en salas. Por eso, gracias a productores intrépidos, como los de "Smoking Club", se van a poder hacer más cosas alternativas, y además ahora hay acceso a mejores equipos y se pueden utilizar mejores cámaras con menor coste.

Por otra parte, entre los inconvenientes de los métodos tradicionales, está un público maleducado, yo me he dado cuenta cuando hago teatro y veo que la gente se levanta y te distrae en medio de la actuación.

¿Crees que es posible que con la llegada de las plataformas digitales a España se puede realizar un producto competitivo y de calidad en cuanto a series de televisión?:

El hecho de que Netflix y HBO apuesten por la ficción española es una señal de que hay mucho talento en este país, lo malo es que muchas veces los productos de mayor calidad no son los que tienen el mejor share. El productor de la serie de Netflix "Las chicas del cable", afirmó en una entrevista que piensa que es un producto linterna, y que aunque no es el de mayor calidad que se puede ofrecer, si servirá para abrir el camino y guiar la producción hacia otras apuestas más arriesgadas.  


¿Cómo ha sido tu trayectoria como actor?:


Desde niño formé parte de un grupo de teatro en el Montessori, el colegio donde yo estudiaba. Después me vine a Madrid a estudiar publicidad, y me alejé un poco de la interpretación, a pesar de que el mundo del marketing también tiene una parte creativa. Pero después de seis años trabajando en este campo en el Grupo Prisa, al final no era lo que más me gustaba y me decidí a volver a actuar con el objetivo de hacer cine, televisión o teatro, tanto delante como detrás de las cámaras. Por este motivo, me he estado formando a contrarreloj con diferentes profesores de interpretación. "Smoking Club" es mi primer trabajo audiovisual, así que me vi de sorpresa en una película, cuando lo normal para un actor es empezar en cortometrajes o en televisión (donde hace poco hice una breve colaboración en el programa "Jurado por un día" de Antena 3). Yo pienso que nada te va a cambiar la vida, y por eso no hay que confiarse y seguir trabajando e insistiendo.

¿Cómo ves el tratamiento de la cultura que se está haciendo en Canarias?:

En estos últimos años me parece muy interesante y siento máxima admiración por humoristas como Abubukaka, Aaron Gómez o Ignatius Farrays, que aunque está asentado en Madrid, suele venir habitualmente para realizar actuaciones en Tenerife.

¿Qué proyectos tienes previstos llevar a cabo?:


Por ahora tengo varias producciones teatrales. También me he involucrado en varios proyectos de microteatro y ahora estoy ensayando uno de ellos.

¿Qué opinas sobre el formato de microteatro?:

Desde mi punto de vista, es un formato muy cuestionable a nivel artístico, porque no da tiempo a que haya un desarrollo adecuado o un arco de personajes, y hay que escribirlo muy bien para que sea bueno. Sin embargo, está abriendo nuevos públicos, y prefiero que haya público que vaya a ver micro teatro antes de que no vaya a nada, y a lo mejor un día le pica la curiosidad y va a ver una obra de larga duración. El público de microteatro es diferente, porque lo tienes muy cerca y se están tomando una copa y a la vez se ríe.

Tengo una anécdota al haber participado en una obra de microteatro dirigida por Manuel M. Velasco, el hijo de Concha Velasco. Yo tenía un personaje muy fuerte y muy sádico, y me di cuenta que al mirar por el rabillo del ojo tenía a la propia Concha Velasco como espectadora casi pegada a mi, así que tener que actuar tan cerca de ella fue una responsabilidad muy grande.

¿Existe la posibilidad de que alguna de tus próximas obras se estrene en Tenerife?:

Ojalá. Yo ya traje hace dos traje a Tenerife una de ellas que se llama "Amores minúsculos", estaba basada en un cómic y y eso nos atrajo la atención de la prensa. La verdad es que tuvo una muy buena acogida en el Teatro Guimerá y también en los otros lugares de España en los que se estrenó. 

¿Crees que el teatro cada vez tiene menos cabida en los medios, salvo excepciones como la prensa escrita, internet, Radio 3 o el programa "¡Atención obras!", presentado en La 2 por Cayetana Guillén Cuervo?: 

Como productor es muy complicado plantear proyectos teatrales. Yo siempre tengo claro que los proyectos tienen que tener algo que llame la atención de la prensa, porque si no, son difíciles de afrontar. Si tu haces una obra que va de una acampada, lo tienes muy difícil, pero si haces una de una acampada en la que aparezca Dios cantando Whitney Houston, vas a llamar la atención, y esa es precisamente la premisa de la obra "La llamada".

¿Qué piensas de que se le de más eco al musical teatral que a otros géneros?:

En realidad estamos todos en el mismo barco y lo que queremos es que salgan los proyectos adelante. Lo que tiene el musical es que son producciones más fuertes como "El Rey León", "El guardaespaldas" o "Billy Elliot", y encima son adaptaciones de películas de gran éxito. 

¿Qué obras de teatro o películas de los últimos años te han producido un mayor impacto?:

Un película reciente que me gustó mucho fue "Coherence" (2013), y de entre los films españoles destacaría "Que Dios nos perdone" (2016) de Rodrigo Sorogoyen, me parece maravillosa, en especial por los actores. Y en teatro, dejo desierta la pregunta. 



Con Edu Díaz y Rodrigo Poisón.












No hay comentarios:

Publicar un comentario