lunes, 4 de junio de 2007

AZUL Y NEGRO


Azul y negro fue uno de los grupos pioneros de la música tecnopop española surgidos en la década de los 80. En sus orígenes este dúo estuvo formado por Carlos García Vaso y Joaquín Montoya, ambos nacidos en Cartagena. Carlos Vaso nació el 16 de enero de 1953. Comenzó a interesarse por la música de los años 50 y 60 y a los 14 ingresó en su primer grupo local: Los Átomos. En 1974 formó parte de otra banda llamada Dracma, donde compuso sus primeros temas como "Preludio en mi menor". Su siguiente faceta creativa la desarrolló componiendo las Óperas Rock "Los Siete Dioses", "Gloria in Excelsis Diablo" y "El Planeta de Cristal". Curiosamente en la maqueta de la segunda de ellas colaboró Joaquín Montoya.
En 1976 Carlos se trasladó a Madrid y en 1978 se unió al grupo Granada, con los que grabó un LP titulado "Valle del Pas" (1978). En este grupo aprendió solfeo y practicó con la guitarra estilos tan opuestos como el jazz y el flamenco, además fue el compositor de dos temas del álbum: "Himno del Sapo" y "Breve Silueta de Color Carmín".
Tras colaborar en una gira junto a grupos como Triana, Compañía Electrica Dharma, Asfalto e Iceberg, abandonó Granada y creó una nueva formación llamada Greta (1979-1980), realizando un espectáculo teatral-musical y actuando en el Music Hall Top Less (luego conocido como la sala Rock Ola) y en el Teatro Alfil de Madrid. A continuación grabaron su primer LP llamado "Gira Gira" (1980) y pronto comenzaron a trabajar como músicos de sesión para el estudio de Luis Cobos, tocando la guitarra para Mecano (en temas como "Hoy no me puedo levantar", "Maquillaje" y "Me colé en una fiesta"), Tino Casal (en los singles "Champú de huevo", "Billy Boy" y "Embrujada") o Antonio Flores (en las canciones "Pongamos que hablo" y "No dudaría"). Cuando Carlos tocaba la guitarra para el disco póstumo de Nino Bravo "La voz de Nino Bravo" (1980), conoció al crítico y productor musical Julián Ruiz, que le ofreció la posibilidad de grabar su próximo trabajo discográfico.
Su estilo musical derivó hacia la música electrónica y practicó con teclados y sintetizadores. Para este proyecto decidió contar con la colaboración de otro músico y tras descartar a Carlos Berlanga (que se había comprometido a colaborar con Alaska) se acordó de su anterior colaboración con Joaquín Montoya, que pese a vivir en Cartagena, aceptó la oferta.
Joaquín nació en 1950 y tenía experiencia previa en la música ya que había comenzado a estudiar en el conservatorio desde los 9 años. Luego formó parte de grupos como The Rockets y posteriormente terminó su carrera superior de piano asistiendo a cursos internacionales en Europa. Tras dar algunos conciertos por la geografía española y ser profesor del Conservatorio de Música de Murcia, regresó a su tierra natal donde comenzó a investigar en el mundo de los sintetizadores. Mientras tocaba en solitario, recibió la oferta de Carlos Vaso para ese proyecto musical conjunto.
Julián Ruiz, que por aquel entonces trabajaba como periodista deportivo, bautizó al grupo como "Azul y negro" en referencia a los colores del equipaje del club de fútbol Inter de Milán. En su música predominaban los sintetizadores, las guitarras eléctricas, los vocoders, los secuenciadores y los instrumentos acústicos, todo ello sobre una base bailable. La voz era otro instrumento imprescindible y en ocasiones era sometida a diversos efectos de sonido con el uso del vocoder, que aportaba el efecto de la robotización.
Respaldados por el manager del grupo, Eliseo Peris, se combinó la experiencia de Carlos en el mundo de la grabación y la música pop con los conocimientos de Joaquín en teclados y música clásica, ambos elaboraron su primer álbum "La edad de los colores" (1981), grabado en los estudios Escorpio, de los que era propietario Luis Cobos. El mismísimo Tino Casal (gran amigo de Carlos) se encargó del diseño de la portada. Para el primer single se seleccionaron los temas "No controlo nada" y "La Torre de Madrid" (conocido como "Tour Eiffel" en su versión internacional). Ambas canciones se grabaron también en inglés para su comercialización en Holanda. Para el segundo single las canciones elegidas fueron "La Catedral de Sal" (interpretada en el programa de TVE "300 millones") y "La Ultima Estrella".
Sin embargo el tema que los lanzó al estrellato fue "Me estoy volviendo loco" (1982), un single ideado como sintonía para La vuelta ciclista a España de 1982 (y que en fechas más recientes sería utilizado para un anuncio de la marca "Euskaltel"). Este pegadizo single sonó de manera constante en la pequeña pantalla durante el mes de mayo y pronto fue demandado por los espectadores, algo que obligó a la productora a retirar del mercado "La edad de los colores" para luego lanzar una reedición que sí incluía la versión maxisingle de "Me estoy volviendo loco". De este tema también se hizo una versión en inglés titulada "Going Crazy" que se vendió en 17 países entre Europa, Japón, América y Australia.
Para hacer la presentación del álbum en directo, hicieron una actuación con muy buena acogida en la discoteca valenciana Distrito 10, con un espectáculo de luces y sonido en el que contaron con la colaboración de dos bailarines para dar una mayor visualización a los temas instrumentales.
En 1983 llegó su segundo álbum "La noche/The Night", que seguía un estilo más cercano al tecno que al pop. De nuevo fueron respaldados por Julián Ruiz y entre sus colaboradores figuraron Jim Kashishian con el equipamiento para las mezclas; Manolo Aguilar, que aportó un cierto aire funky con el bajo; Javier de Juan con la batería electrónica y el inglés Ollie Halshall y la sueca Zanna en los coros. Varios de los temas de este disco volvieron a ser utilizados en programas televisivos, de este modo "Fu Manchu" fue empleado en el programa "La caza del tesoro" (1984); "Fantasía pirata" apareció como sintonía deportiva en los informativos de TVE, y "La noche" se convirtió en el tema cabecera de los informativos de la Televisión Argentina. Mientras que el más popular de todos ellos fue "No Tengo Tiempo" (Con los dedos de una mano), por segundo año consecutivo volvió a ser el tema central de "La vuelta ciclista a España". Tampoco podemos olvidar otros temas como "Isadora" y "Technovision". El mayor logro de este disco fue colocar el maxisingle de "The Night" en las listas de ventas británicas, vendiendo un total de 25.000 copias.

Al margen de "Azul y negro", entre 1982 y 1983 Carlos y Joaquín colaboraron en otro proyecto de Julián Ruiz llamado "Cinemaspop", en el que realizaron versiones tecno-pop de clásicos de las bandas sonoras de cine como "Casablanca", "James Bond", "El Tercer Hombre", "Éxodo", "Los 7 Magníficos" y "Zorba el Griego". Por otra parte Carlos colaboró como auxiliar de producción y arreglista para grupos como Rubi y los casinos, Kevin Ayers y Guinea y además tuvo tiempo para ejercer como productor de artistas como Nacho Dogan (los dos maxi singles de 1982 "Da Da Da" y "Aloa-Hee") y del trío valenciano Platino (el Mini LP "Se Puede decir", editado en 1983).En 1983 Azul y negro lanzó al mercado el disco recopilatorio "Digital", que permaneció 22 semanas en las listas de ventas españolas y logró ser Disco de oro. En este ábum incluyeron una nueva versión de "No Tengo Tiempo" (Con los dedos de una mano) que estuvo 4 semanas como número 1 en singles.
Tras un pequeño respiro para no perjudicar las ventas de sus trabajos anteriores, en 1984 llegó su cuarto disco "Suspense", en el que mantuvieron su colaboración con Julián Ruiz. Este trabajo buscaba innovar dentro de la música pop para evitar las repeticiones, al mismo tiempo disimularon los secuenciadores con el objetivo de alejarse de la etiqueta de "música de laboratorio" y las letras fueron escritas en inglés con la idea de abarcar mercados internacionales. En el campo instrumental predominaron las guitarras acústicas, eléctricas o sintetizadas. De este disco destacó el single "Hitchcock Makes Me Happy" que fue sintonía del programa-concurso "Los Sabios" (espacio que también utilizó su single "Agua de luna") y "Funky Punky Girl", empleado en un anuncio de televisores Philips. "Suspense" se mantuvo 20 semanas en las listas de ventas de 1984 (aunque funcionó algo peor de lo esperado) y como curiosidad podemos señalar que fue el primer álbum de la historia de la música española en editarse en el formato de CD.

Su quinto trabajo "Mercado Común" (1985) fue grabado en Londres y combinó temas de guitarra fuertes con otros de marcado corte electrónico. El single de título homónimo tenía una letra irónica referente a un tema de actualidad como era el Mercado Común. La portada satírica del disco fue diseñada por Chris Morton (que había realizado trabajos para Dire Straits). De este trabajo se extrajeron los singles "Números Rojos", "Miedo al Teléfono" y "Semilla Glacial".

Para su sexto disco "Babel" (1986), regresaron al concepto de "La noche" con canciones pegadizas, con poca letra y muchos sintetizadores. Esta fue la última colaboración de Julián Ruiz como productor, en un disco que hacía referencia a las antiguas civilizaciones y que despertaba cierto aire épico. Entre los singles del disco podemos señalar "Vuelva usted mañana", "Koto" y "El Descubrimiento".
En 1987 finalizó su colaboración con la casa discográfica Polygram a consecuencia de que sus dos últimos trabajos habían funcionado peor de lo esperado. La discográfica les propuso la posibilidad de grabar un disco con versiones tecno de música clásica, pero ellos rechazaron la oferta y obtuvieron la carta de libertad sin tener la necesidad de grabar el último disco que tenían bajo contrato.
Posteriormente Carlos y Joaquín decidieron seguir dando conciertos y firmaron un contrato con la discográfica "Blanco y negro", grabando dos maxisingles titulados "Es el Colmo!" (1988) y "No Smoking" (1989). Poco a poco el público que asistía a sus conciertos comenzó a reducirse, todo ello unido a las discrepancias musicales de ambos, provocó que decidiesen finalizar su unión profesional.
Carlos y Joaquín estuvieron distanciados durante 5 años (1989-1993), periodo en el que Joaquín colaboró en un disco como artista de Julián Ruiz (que empleó el seudónimo de Norte Lambert) en 1989. Cierto tiempo más tarde, Joaquín tocó en la Piccolíssima Orchestra, banda especializada en versionar temas italianos de los años 50.
Tras este paréntesis, fue su antiguo manager Eliseo Perís, quien ejerció como mediador para que se produjese el regreso del grupo con "De vuelta al futuro" (1993), un disco producido por el sello "Sonorecord", creado por la asociación entre Eliseo y Joaquín. El disco incluía 4 temas originales y dos popurrís de grandes éxitos y pese a que el single "Two-Pa-Ká" fue la sintonía de cabecera de "La vuelta ciclista a España 1993", este trabajo no tuvo una buena acogida comercial, razón por la que no llegaron a dar conciertos y tan sólo se hizo actuación en La Coruña correspondiente al final de esta competición de deportiva. Las relaciones entre Carlos y Joaquín continuaron enfriándose y volvieron las discrepancias musicales, todo ello unido la decepción de Carlos por no obtener royalties con este último trabajo. De modo que este fue el final de la colaboración artística entre ambos, hasta tal punto que hasta la actualidad nunca han vuelto a reunirse para tocar de nuevo.
A partir de ese momento Joaquín volvió a sus orígenes y comenzó a tocar en pubs como músico ambiental, también ha creado una orquesta que ha actuado con frecuencia en Cartagena y ha colaborado como compositor para otros artistas.
Tras la separación definitiva de "Azul y negro", Carlos pasó una mala racha anímica, recuperándose gracias al apoyo de su familia y a su pasión por la pintura. En 1995 formó el dúo Oculto con Luís Astorga, grabando un maxivinilo que incluyó un single de tecno llamado "Brain's too taboo".
En 1996 salió al mercado el recopilatorio doble "De vuelta al futuro 2", un CD incluía versiones del grupo grabadas por los DJs del momento, mientras que el otro era una selección de los temas originales remasterizados. Este fue un proyecto de Polygram con el consentimiento único de Eliseo Perís, algo que provocó el enfado de Carlos, el cual estuvo a punto de llevar el asunto a los tribunales. Ante esta situación la casa de discos dio marcha atrás a la promoción del álbum y cuando se solucionaron los asuntos contractuales con Carlos, el disco salió al mercado con muy poco apoyo promocional.

En 1997 Carlos grabó un maxi para el sello "Parking Records" empleando el nombre artístico de Basso, este trabajo recibió el título de "Funky Locomotion". A partir de 1998 decidió comenzar a trabajar sin depender de nadie para buscar así la mayor libertad creativa posible, creando así un estudio de grabación (Tecnovision), un sello independiente (Vaso Music), una editorial musical (GVEM) y una empresa de diseño gráfico (Photo Media Design). Entre los trabajos que produjo figuró el disco "El Arpa Andina" del arpista peruano Huamán. Posteriormente decidió grabar sus propios trabajos como artista: "Innovate" (1998), "Simbiosis" (editado en 1999 y a caballo entre la música tecno y el World Dance Music) y "The Musical Mystery Box" (que salió al mercado en 2001 y fue un álbum más electrónico y bailable que los dos anteriores).
Limadas las diferencias pasadas, en 2002 Eliseo Perís contactó con Carlos para proponerle un nuevo proyecto de la agencia Elite llamado "La Noche Tecno 80", que consistía en reunir a varios grupos de los 80 para realizar una gira que se completaría con un disco recopilatorio. Joaquín no se mostró dispuesto, pero Carlos aceptó la propuesta y decidió contar con José Antonio Álvarez, gran amigo suyo y director de las revistas "Future Music" y "Computer Music", que además era fan de Azul y negro desde su infancia. Ambos regrabaron un total de 12 temas entre los que figuraban éxitos como "Me Estoy Volviendo Loco", "The Nigth", "No Tengo Tiempo", "No Controlo Nada" y "La Torre de Madrid". Aunque al final la gira de conciertos no tuvo el suficiente apoyo de los sponsors y el proyecto no vio la luz, Carlos y José Antonio decidieron editar el trabajo por su cuenta lanzando en mayo de 2002 el CD "Recuerda". La distribución a pequeña escala tuvo una buena acogida entre los antiguos fans.
Como Carlos había grabado nuevo material reciente que aún no había usado, en octubre de ese mismo año lanzaron "Mare Nostrum", con 12 nuevos temas.

En 2003 decidieron experimentar con el sonido surround 5.1 y grabaron el disco "ISS". Animados por este trabajo, tomaron la decisión de realizar una gira de espectáculos audiovisuales entre 2003 y 2004 denominada "Digital Night", actuando en ciudades como Madrid, Burgos o Zamora. Entre 2004 y 2005 grabaron los nuevos temas de su álbum "Vox" (2005). En marzo de 2007 han lanzado el que es hasta la fecha el último trabajo de Azul y negro, "Makes me happy", un disco de 12 temas pertenecientes a sus éxitos entre 1981 y 1986 pero revisitados y vueltos a grabar y acompañados por un bonus track titulado "Destino astral". En 2008 se publicó "Déjà Vu", un álbum que también incluyó las cinco partes en sterero de "Deja Vu", más el vídeojuego "Déjà Vu: Invaders" y un DVD. En 2009 Carlos colaboró con el Fest UGT Málaga y para actualizar y modernizar "La Internacional Socialista", y tras varios permisos de la SGAE desarrolló cinco versiones: "La Internacional Ver. Tecno", "La Internacional Ver. Tecno-cantada", "La Internacional Ver. Acústica", "La Internacional Ver. A Capella" y "La Internacional Ver. Rock". El siguiente disco de Azul y negro fue "Vision". 

En 2011 colaboró en el evento Pop Tour, junto a artistas como  Javier Ojeda (Danza Invisible), Javier Andreu (La Frontera), Carlos Segarra (Los Rebeldes), Los Inhumanos o Los Refrescos. Ese mismo año se editó el álbum "Retrospective". Este trabajo incluyó una versión tecno de "Eleanor Rigby" de Los Beatles, y contó con la colaboración de los teclados y arreglos de Javier Losada (músico colaborador de Tino Casal), Javier Losada (Tino Casal), Javier Ojeda (Danza Invisible), y para el tema “Primavera de Moscú” participaron Alberto Comesaña (ex componente de Amistades Peligrosas), Amancio Jiménez y Roberto Gil (Tenesee) y Jose Valencia (Ícaro) en los coros graves. 

El último álbum publicado hasta la fecha es "Crystalline". Actualmente se prepara un nuevo trabajo discográfico. Al margen de su labor como artista, Carlos ha seguido produciendo para otros intérpretes de diferentes estilos: cantautores, pop, heavy, tecno, étnico, latino o música clásica. También ha escrito artículos mensuales sobre música industrial en la revista "Que lo sepas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario